(Estados Unidos) Doble victoria de la libertad religiosa y de conciencia en el Supremo de los EE.UU.

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha emitido dos sentencias que refuerzan la protección de la libertad religiosa y de conciencia a través de varios casos protagonizados por instituciones vinculadas a la Iglesia católica.

Por una parte, por una mayoría de 7 votos contra 2 la máxima autoridad jurisdiccional de los Estados Unidos ha respaldado la decisión del gobierno de Donald Trump que eximía a las organizaciones de beneficiencia de ofrecer de forma obligatoria seguros a sus empleados que debía incluir la cobertura del aborto y los anticonceptivos.

Esta modificación legal del ‘Obamacare’ fue consecuencia de la lucha legal sostenida por la congregación de las Hermanitas de los Pobres, que ya había sido respaldada por el Tribunal Supremo. Ahora queda ratificada la decisión de la Adminitración Trump frente a una demanda presentada por los estados de California y Pensilvania.

El juez del Tribunal Supremo Clarence Thomas, ponente de la sentencia, señala que «durante más de 150 años, las Hermanitas se han dedicado al servicio fiel y al sacrificio, motivadas por un llamado religioso a entregar todo por el bien de sus hermanos. Pero durante los últimos siete años, ellas, al igual que muchos otros objetores religiosos que han participado en el litigio y la reglamentación que condujeron a la decisión de hoy, han tenido que luchar por la capacidad de continuar en su noble trabajo sin violar a sus sinceras creencias religiosas».

La hermana Constance Veit, de las Hermanitas de los Pobres, ha explicado que «hemos dedicado nuestras vidas, por votos religiosos, a cuidar a los ancianos. Y, literalmente, estamos junto a su cama tomados de la mano mientras pasan a la vida eterna. Por lo tanto, es impensable sostener la mano de los ancianos moribundos y, al tiempo, posiblemente estar facilitando eliminar la vida inocente no nacida».

El director del Comité de Libertad Religiosa del episcopado estadounidense, monseñor Thomas Wenski, y el director del Comité de Actividades pro vida, monseñor Joseph F. Naumann, emitieron una declaración en la que señalaron que «saludamos la decisión de la Corte Suprema y esperamos que con esto concluya este episodio de discriminación por parte del gobierno contra la gente de fe. Sin embargo, considerando los esfuerzos que hemos visto para forzar el cumplimiento con este mandato, tenemos que seguir vigilantes por la libertad religiosa”.

Por otro lado, el Tribunal Supremo ha ratificado, de nuevo por 7 votos contra 2, el derecho de dos escuelas católicas a determinar la idoneidad de los profesores que contrata, no sólo respecto de sus habilidades educativas, sino de su coherencias respecto al ideario del centro.

La sentencia subraya que “la educación religiosa y la formación de los estudiantes es la razón misma de la existencia de la mayoría de escuelas religiosas privadas, y por ello de la selección y supervisión de los profesores a quienes las escuelas confían este trabajo que está en el corazón de su misión” de tal forma que el Gobierno no puede interferir en las decisiones sobre contrataciones.

Los obispos citados anteriormente señalaron en este caso que “como instituciones que cumplen un ministerio de la Iglesia, las escuelas católicas tienen un derecho, reconocido por la Constitución, de seleccionar a la gente que cumplirá el ministerio y el gobierno no tiene autoridad para revisar esas decisiones ministeriales”.

Fuente: Actuall