(Estados Unidos) El Peligro Espiritual de Trump: Nuevo libro pide a los evangélicos que reconsideren su voto en el 2020

Un nuevo libro que consiste en ensayos de 30 cristianos evangélicos de diferentes franjas políticas y profesionales, hace un llamado a los evangélicos blancos a repensar su apoyo al Presidente Donald Trump en 2020 y advierte que el presidente está dañando la percepción de la cultura más amplia del cristianismo evangélico.

El nuevo libro, The Spiritual Danger of Donald Trump: 30 Evangelical Christians on Justice, Truth, and Moral Integrity (El peligro espiritual de Donald Trump: 30 cristianos evangélicos sobre la justicia, la verdad y la integridad moral), fue publicado el pasado lunes por Wipf y Stock Publishers.

“Nuestra petición es a los evangélicos blancos que por favor echen otro vistazo y pregunten, ‘¿Está esta persona a la altura de las normas bíblicas?'” Ron Sider, fundador de Evangélicos para la Acción Social, dijo a The Christian Post. “No te estamos diciendo qué incluir. Pero por favor, piénsalo con mucha oración. Aunque pienses que el libro te hará enojar, dado el título, te reto a que lo leas y decidas por ti mismo si hay algunos puntos válidos que estamos haciendo allí.”

Sider, que editó el libro, es una figura evangélica de larga data y un defensor de las soluciones bíblicas a las injusticias sociales y económicas. Ha publicado más de 40 libros, incluyendo Rich Christians in an Age of Hunger.

Sider dijo que su llamado es para que los evangélicos blancos evalúen la agenda “bíblicamente equilibrada” del evangelismo antes de que voten en 2020.

Las encuestas a pie de urna de 2016 mostraron que cerca de ocho de cada diez evangélicos blancos o cristianos nacidos de nuevo votaron por el candidato republicano Trump en las elecciones de 2016, mientras que sólo el 16% votó por la candidata demócrata Hillary Clinton.

Sider dijo que los evangélicos que se preguntan qué es exactamente una agenda bíblicamente equilibrada pueden recurrir a las prioridades de política pública de la Asociación Nacional de Evangélicos, la cual dice que hace un llamado a la participación civil evangélica para tener una “agenda bíblicamente equilibrada”.

“El libro no es un libro para decirle a la gente cómo votar”, enfatizó Sider. “Es un libro para llamar a la gente a pensar bíblicamente sobre esta elección y sobre el carácter de los candidatos”.

El libro contiene comentarios de republicanos, demócratas e independientes que trabajan en una amplia gama de sectores: desde profesores universitarios y teólogos hasta un ex congresista y un ex analista de la CIA.

“No somos sólo demócratas de izquierda”, dijo Sider. “Somos una gama de puntos de vista que ruegan a los evangélicos blancos americanos que hagan esta simple pregunta: ‘¿El comportamiento y las políticas de Donald Trump encajan o contradicen las normas bíblicas?'”

Entre los colaboradores se encuentran el profesor George Yancey de la Universidad de Baylor, el ex congresista republicano Reid Ribble, la oradora conservadora y autora Vicki Courtney, así como académicos como Pete Wehner del Centro de Ética y Política Pública y John Fea del Messiah College de Pensilvania, quienes han expresado regularmente su descontento con el presidente en los medios de comunicación.

En sus capítulos, los colaboradores escriben sobre diferentes áreas de preocupación que tienen con las acciones, políticas o comportamientos del presidente.

Los temas incluyen los casos de deshonestidad de Trump, sus comportamientos adúlteros en el pasado, sus ataques a los medios de comunicación, las polémicas declaraciones del presidente sobre las mujeres, las políticas que restringen la inmigración y el reasentamiento de refugiados, así como las políticas de su administración para restringir los beneficios de bienestar social, entre otros temas.

“Uno de los temas bíblicos más comunes es la especial preocupación de Dios por los pobres. Pero eso no parece ser una parte significativa de su política”, argumentó Sider, que también es un distinguido profesor emérito de teología, ministerio holístico y política pública en el Seminario Teológico Palmer de la Universidad del Este de Pensilvania.

Para muchos cristianos conservadores, votaron por Trump como “el menor de dos males” en 2016. Durante la campaña de 2016, Trump hizo un esfuerzo concertado para apelar a las preocupaciones de los evangélicos conservadores sobre los temas del aborto y la libertad religiosa. Su administración ha hecho mucho para cumplir con esas promesas de campaña.

Sin embargo, Sider advierte que los evangélicos no deben ser votantes de un solo tema o de dos temas.

“Siempre he dicho que creo que esos son temas muy importantes. Pero si vamos a ser bíblicos en nuestra política, tenemos que volver y preguntarnos: ‘¿Qué es lo que le importa a Dios?'” Sider dijo. “A Dios le importa la santidad de la vida humana y la justicia para los pobres. A Dios le importa el matrimonio y la justicia racial. A Dios le importa la integridad sexual y le importa la creación y la paz y la libertad. Es simplemente un error fundamental pensar que un tema prevalece sobre todos los demás.”

En su capítulo, Yancey, un profesor de sociología de Baylor, admite que Trump habló de las necesidades de los evangélicos conservadores en 2016 que no estaban siendo abordadas por otros políticos. Eran preocupaciones y temores que él, como evangélico, compartía.

Yancey, un afroamericano, dijo que hay un temor creíble de que la izquierda política radical se ha vuelto hostil a los puntos de vista tradicionalmente cristianos sobre temas como el matrimonio y la sexualidad. Trump se comprometió a proteger la libertad religiosa en un momento en el que muchos cristianos conservadores percibían que sus derechos a mantener sus creencias estaban disminuyendo frente a la cultura y los políticos seculares.

“Quiero decirles a mis amigos cristianos, especialmente a los evangélicos que más apoyan a Trump: Los escucho. La cristianofobia es real”, escribió Yancey. “La he estudiado y debatido con aquellos que no creen que exista. Trump ha prometido proteger a los cristianos. La búsqueda de control político es una forma de tratar de lidiar con la cristianofobia. Pero es el camino equivocado.”

Yancey sostuvo que Trump “no puede arreglar lo que preocupa a los cristianos” porque sólo puede ofrecer una solución política mientras el asunto sea “cultural”.

“Lo que Trump puede hacer es empeorar la situación volviendo la cultura más en contra nuestra”, escribió.

Advirtió que si los cristianos no “rechazan los perturbadores atributos de Trump, entonces seremos dueños de esos atributos”.

“Por ejemplo, si suficientes cristianos aceptan las percepciones de este líder… …entonces nuestra fe será conocida por no preocuparse por las declaraciones racistas de nuestro presidente”, afirmó Yancey. “Esto se traducirá en que a los cristianos no les importará el racismo y la gente de color. El argumento de que debemos votar por Trump como la opción menos mala no nos salvará de ser etiquetados como racistas si no desafiamos la provocación racial de Trump”.

Yancey hizo una comparación de cómo los cristianos conservadores ven a los cristianos que apoyan al Partido Demócrata.

“Muchos cristianos conservadores acusan a los cristianos demócratas de apoyar el aborto porque votan por candidatos pro-elección”, declaró. “Si esos cristianos permanecen en silencio sobre este tema, entonces tienen razón. Pero si los cristianos demócratas votan por los demócratas a pesar de que se oponen a la plataforma de su partido político, entonces no son dueños de la etiqueta pro-elección.”

Courtney, una mujer conservadora del sur y autora premiada que habla en conferencias de mujeres, desafió a los cristianos evangélicos, incluso a los que votan por Trump, a hablar cuando el presidente hace algo que no cumple con el estándar bíblico.

“No puedes defender la decencia moral y expresar indignación por la objetivación de las mujeres si estás dispuesto a dar a Trump un pase libre”, escribió. “Nadie respetará tu opinión.

“Recientemente vi un ejemplo de esta obra en Twitter después del show del medio tiempo del Super Bowl 2020. Franklin Graham tweeteó la preocupación de que la actuación de Shakira y J.Lo estaba “mostrando a las chicas jóvenes que la exploración sexual de las mujeres está bien”. Comparto gran parte del sentimiento de Graham, pero muchos se apresuraron a llamarlo con un doble rasero”.

Dijo que algunos usuarios de los medios sociales respondieron a Graham con citas de los comentarios anteriores de Trump sobre las mujeres.

“El intercambio de Franklin Graham en Twitter ilustra perfectamente el problema a gran escala al que se enfrentan los cristianos si deciden ignorar, minimizar o inventar excusas para la misoginia de Trump (y otras ofensas inmorales)”, escribió. “Nadie tomará en serio al cristianismo si gritamos sobre las injusticias morales de los presidentes pasados pero nos quedamos mudos cuando se trata de las injusticias morales del actual”.

Sider teme que “la cultura más amplia está desarrollando una visión negativa del cristianismo”.

“Debido a la estrecha identidad de los evangélicos blancos y el comportamiento y las acciones de Donald Trump, me preocupa el efecto a largo plazo en la actitud de la cultura hacia el cristianismo como resultado del fracaso de los evangélicos blancos para decir, ‘Eso no es aceptable'”, dijo.

Fuente: Christian Post