(Estados Unidos) El tiroteo policial de Jacob Blake provoca el llamado de los líderes religiosos, del gobernador a la reforma

Los líderes musulmanes y cristianos están condenando el tiroteo de la policía contra un hombre negro en Kenosha, Wisconsin, cuando las autoridades comienzan una investigación sobre el incidente y el gobernador pide una sesión especial de la legislatura para abordar la responsabilidad de la policía.

El Consejo de Relaciones Islámico-Americanas pidió “acción inmediata” contra los oficiales involucrados en el tiroteo del domingo (23 de agosto) del hombre que el gobernador de Wisconsin Tony Evers identificó como Jacob Blake.

“Ya basta”, dijo el subdirector nacional de CAIR, Edward Ahmed Mitchell, en un comunicado. “El hecho de que estos horribles e innecesarios tiroteos continúen ocurriendo sirve como una prueba más de que debemos reformar rápida y radicalmente la forma en que operan las agencias de aplicación de la ley, especialmente en las comunidades de color”.

Evers, un demócrata, dijo en una declaración del domingo que Blake fue “disparado en la espalda varias veces” y gravemente herido.

“Aunque todavía no tenemos todos los detalles, lo que sabemos con certeza es que no es el primer hombre o persona negra que ha sido disparado o herido o asesinado sin piedad a manos de individuos de las fuerzas del orden en nuestro estado o nuestro país”, dijo.

Muslim Advocates, una organización con sede en Washington, D.C., se unió a los grupos musulmanes de Wisconsin para condenar el tiroteo.

“Nuestros corazones están con Jacob Blake, quien esperamos que sobreviva a este tiroteo, y su familia, que incluye tres niños pequeños que tendrán que vivir siendo testigos de este trauma por el resto de sus vidas”, dijeron los grupos en una declaración. “Condenamos este tiroteo policial y exigimos una investigación exhaustiva para hacer justicia a Blake y su familia”.

Los líderes cristianos negros añadieron sus voces de preocupación por la continua violencia contra los negros bajo custodia policial.

“Tres niños vieron a la policía disparar a su padre siete veces por la espalda; llorando al pie de la cruz”, dijo la reverenda Jacqueline Lewis, pastora de la multiétnica Middle Collegiate Church de Nueva York, en un tweet. “Dios, mantén a Jacob Blake bajo tu protección. Cura las heridas que nunca debió haber sufrido. Mantenlo aquí con su familia, donde pertenece. Y destruye todo sistema de muerte”.

Añadió la Rev. Bernice King, CEO del Centro Martin Luther King Jr. para el Cambio Social No Violento: “No deberíamos tener que ver un video más de un humano negro siendo brutalizado y/o abatido a tiros por la policía en un claro caso de fuerza excesiva o injustificada. Cualquiera que no crea que estamos más allá del estado de emergencia está eligiendo la falta de empatía y conciencia”.

“Parece que muy poco importa tanto ahora como asegurarse de que las vidas de los negros importan”, escribió Jemar Tisby, autor de The Color of Compromise, el lunes temprano, después de la circulación en línea de un video que muestra el tiroteo de Blake.

En una conferencia de noticias del lunes transmitida por YouTube, Evers dijo que la sesión legislativa es necesaria para abordar las propuestas sobre la transparencia y la responsabilidad de la policía a raíz de los asesinatos por la policía de George Floyd en Minneapolis y Breonna Taylor en Louisville, Kentucky.

“No podemos esperar a que los líderes republicanos se presenten a trabajar porque claramente tienen la intención de hacernos esperar”, dijo Evers el lunes, cuando firmó una orden ejecutiva llamando a la Legislatura del Estado de Wisconsin a la sesión especial. “Debemos comenzar el largo pero importante camino para asegurar que nuestro estado y nuestro país empiecen a cumplir con nuestras promesas de equidad y justicia”.

El Teniente Gobernador Mandela Barnes, que es negro y dijo que ojalá no hubiera tenido que ver otro vídeo de un hombre negro disparado por la policía, reconoció las protestas por los cambios en las prácticas policiales.

“El dolor, la ira y la frustración de la gente es un llamado a la acción que debería haberse hecho hace mucho tiempo”, dijo en declaraciones posteriores a las del gobernador. “Únanse a mí en la oración por Jacob Blake y su familia y únanse a mí en la lucha para asegurarse de que esto no vuelva a suceder”.

El último tiroteo policial llega en un momento en que las investigaciones – recogidas tras la muerte de George Floyd bajo la rodilla de un policía de Minneapolis – muestran que los estadounidenses están divididos por la raza y la religión sobre si los asesinatos policiales de hombres negros desarmados son incidentes aislados o parte de un patrón social más amplio.

Más de 7 de cada 10 protestantes evangélicos blancos (72%) dicen que tales asesinatos son incidentes aislados, según el Instituto de Investigación de la Religión Pública. Ese hallazgo, de una encuesta del 26 al 29 de junio de 2020, permanece sin cambios desde 2015. Aunque el PRRI señala que el tamaño de la muestra para los negros americanos en la reciente encuesta fue pequeño y debe ser interpretado con precaución, sus puntos de vista permanecen sin cambios, con el 17% diciendo que son incidentes aislados en 2020 y el 15% diciendo que lo son en 2015.

Fuente: Religion News