(Estados Unidos) Gobierno: Restricciones no pueden favorecer protestas por sobre el culto religioso

La ciudad de Nueva York no puede, por el COVID-19, imponer restricciones estrictas a las reuniones para el culto religioso y dejar intactas las protestas públicas masivas, señalaron importantes funcionarios del Departamento de Justicia de los Estados Unidos en una carta enviada al alcalde Bill de Blasio.

“Las recientes declaraciones públicas del alcalde de Blasio y la aplicación de las órdenes COVID-19 han demostrado una preferencia preocupante por ciertos derechos de la Primera Enmienda sobre otros”, dijeron los principales funcionarios del Departamento de Justicia el 22 de junio.

“El Departamento de Justicia se alegra de que el alcalde de Blasio permita ahora un mayor ejercicio religioso y continuará supervisando la reapertura de la ciudad de Nueva York para garantizar que ésta extienda el mismo respeto a la libertad de religión, tanto en términos de reuniones interiores como exteriores, como lo hace a las libertades de expresión y reunión”, añade la carta.

La declaración provino del Fiscal General Adjunto de los Estados Unidos para la División de Derechos Civiles, Eric Dreiband, y el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Michigan, Matthew Schneider. Ambos supervisan el monitoreo del Departamento de Justicia de las políticas estatales y locales relacionadas con la nueva epidemia de coronavirus.

“La ciudad de Nueva York había impuesto vigorosamente restricciones a las reuniones religiosas, incluso mediante el envío de agentes de policía para dispersar numerosas reuniones de la comunidad judía, incluidos los funerales al aire libre”, dijo el Departamento de Justicia en su comunicado del 22 de junio.

“Al mismo tiempo, el alcalde de Blasio marchó personalmente en grandes encuentros políticos sobre la reciente trágica muerte de George Floyd e hizo declaraciones que sugerían, de una manera prohibida por la Primera Enmienda, que el ejercicio religioso era menos valorado y protegido por Nueva York Ciudad que el ejercicio político”, indicaron los funcionarios.

El 21 de junio el alcalde de Nueva York dio inicio a la Fase 2 del plan de reapertura de la ciudad. Esta fase permite que las casas de culto se abran al 25% de su capacidad, después de permitir solo 10 o menos asistentes según las reglas anteriores. Este movimiento proporcionó “alivio muy necesario” para los neoyorquinos, dijo el Departamento de Justicia, señalando que la división de derechos civiles del departamento había actuado en respuesta al tratamiento de la religión por parte de la ciudad.

El Departamento de Justicia objetó que la ciudad permitía grandes reuniones para protestas políticas, pero no permitía reuniones religiosas.

La carta del 19 de junio de Dreiband indica que las manifestaciones en Nueva York plantearon “varias preocupaciones de derechos civiles” mientras que las declaraciones y acciones de De Blasio “plantearon preocupaciones sustanciales sobre el compromiso de la ciudad de Nueva York con la aplicación imparcial de protecciones sólidas de la Primera Enmienda”.

El fiscal general adjunto elogió el apoyo del alcalde a la protesta pública pacífica y dijo que “al igual que la gente de la ciudad de Nueva York y de todo nuestro país, estamos profundamente preocupados por la muerte de George Floyd”. Al mismo tiempo, dijo que el Departamento de Justicia reconoce que la constitución requiere “un trato igualitario de conformidad con las leyes, sin distinción de raza, religión u otros rasgos protegidos”.

Las órdenes ejecutivas del alcalde y las órdenes de emergencia habían prohibido todas las reuniones de más de 10 personas. Al mismo tiempo, su comunicado de prensa del 1 de junio expresó su compromiso de “apoyar y proteger la protesta pacífica”. Aquello permitió que miles de neoyorquinos se manifestaran y participó en una protesta el 14 de junio.

“La Primera Enmienda protege a los practicantes religiosos contra el trato desigual. El gobierno no puede discriminar las reuniones religiosas en comparación con otras reuniones no religiosas que tienen el mismo efecto en el interés de la salud pública del gobierno, a falta de razones imperiosas”, señala la carta de Dreiband.

Las restricciones en los lugares de culto pueden ser consistentes con la Primera Enmienda cuando tales restricciones se aplican a reuniones seculares comparables, precisa la carta.

Inicialmente, tanto el estado de Nueva York como las órdenes de la ciudad restringieron significativamente las reuniones, incluidas las reuniones religiosas. Para el 22 de mayo, las reglas del alcalde permitían reuniones de 10 o menos personas, siempre que se siguieran los protocolos de distanciamiento social y los protocolos de limpieza y desinfección.

Hasta el 19 de junio, las órdenes aún prohibían las reuniones de miles de personas para protestas políticas, dijo el fiscal general adjunto.

“A la luz de su apoyo y participación en las recientes protestas en la ciudad de Nueva York, el mensaje al público del gobierno de la ciudad de Nueva York parece favorecer ciertas reuniones seculares y desfavorecer las reuniones religiosas”, dijo Dreiband.

Alentó al alcalde a “reconsiderar su postura hacia las reuniones religiosas”. Su carta expresó su preocupación por el comentario de De Blasio del 2 de junio de que los intereses de quienes protestan no se comparan al “dueño de una tienda comprensiblemente agraviado o la persona religiosa devota que quiere volver a practicar”.

“Como es probable que sepan, han surgido preocupaciones en la comunidad de fe de que la ciudad de Nueva York está actuando para proteger ciertas expresiones de la Primera Enmienda sobre otras, que la Constitución prohíbe”, dijo Dreiband. La ejecución de órdenes ejecutivas u órdenes de emergencia deben respetar “tanto el derecho de sus residentes a reunirse para expresar sus puntos de vista sobre un espectro diverso de temas, como el derecho a practicar su fe”.

“El cumplimiento de la Primera Enmienda no es opcional, y esa enmienda protege tanto el libre ejercicio de la religión como los derechos de reunión”, decía la carta.

Si bien se cree que el riesgo de transmisión del coronavirus es menor en el exterior, y los servicios religiosos generalmente se llevan a cabo en interiores, la carta señala que la ciudad de Nueva York no ha limitado la aplicación a la restricción de las reuniones religiosas en interiores.

La carta de Dreiband expresó gratitud por el respeto de los funcionarios de la ciudad de Nueva York por la libertad de expresión y reunión, e instó a De Blasio a “hacer lo mismo con la libertad de religión”.

Fuente: ACI Prensa