(Estados Unidos) Iglesia de Nevada lucha contra los límites a las reuniones de culto no impuestos a los casinos, gimnasios

Una congregación de Nevada ha presentado una solicitud de exención de las restricciones impuestas por el Estado a las reuniones en persona que sólo se aplican a las comunidades religiosas y no a las entidades seculares.

Calvary Chapel Dayton Valley, una iglesia con sede en el condado de Lyon, presentó el lunes una solicitud de orden judicial en el Tribunal de Apelaciones de EE.UU. para el Noveno Circuito.

Se trata de las restricciones impuestas por el gobernador Steve Sisolak que limitan las reuniones en las casas de culto a 50 personas, mientras que permiten a las entidades seculares como los casinos y gimnasios operar al 50% de su capacidad.

La iglesia espera que también se le permita celebrar servicios de culto al 50% de capacidad, lo que sería alrededor de 90 personas por reunión en persona en el interior.

“El riesgo de exposición a COVID-19 es mayor en un restaurante que en una casa de culto como Calvary Chapel que practica el distanciamiento social, elimina el café y los bocadillos, y no pasa nada de persona a persona”, dice la demanda.

“Los tribunales coinciden en que las asambleas en restaurantes y casas de culto son comparables. Sin embargo, la directiva del gobernador limita todas las reuniones religiosas a 50 personas sin importar la capacidad de asientos, el distanciamiento social o cualquier otro factor pertinente”.

En el llamamiento también se argumenta que Sisolak ha sido incoherente en la aplicación de las restricciones, señalando que el gobernador apoyó abiertamente las recientes protestas a gran escala.

“Cuando cientos de manifestantes se reunieron en multitudes en flagrante violación de la prohibición de la directiva de reunirse a más de 50 personas, el Gobernador y el Fiscal General tweetearon su apoyo”, añade la demanda.

“No tomaron ninguna medida para imponer la directiva o hacer cumplir las normas de distanciamiento social. Calvary Chapel apoya el derecho de los manifestantes a la libertad de expresión; sólo quiere vivir con las mismas reglas”.

Calvary Chapel está representada por la Alianza para la Defensa de la Libertad, un bufete de abogados conservador que a menudo se ocupa de los litigios por la libertad religiosa.

El consejero principal de la ADF, Ryan Tucker, dijo en una declaración publicada el lunes que creía que el gobierno de Nevada no debía mostrar favoritismo a las entidades seculares sobre las iglesias.

“El gobierno puede ciertamente priorizar la salud pública y la seguridad, pero no debería ser capaz de jugar a los favoritos moviendo negocios y actividades no religiosas al frente de la línea para la reapertura y empujar a las iglesias a la parte de atrás”, dijo Tucker.

A principios de este mes, el Juez de la Corte de Distrito Richard Boulware II falló en contra de la iglesia, argumentando, en parte, que la iglesia no pudo probar que estaba siendo discriminada.

Boulware señaló que el límite de 50 personas no ha sido estrictamente aplicado por los funcionarios del Condado de Lyon y entidades como los casinos han puesto nuevas medidas restrictivas propias para frenar la propagación del virus.

“Es difícil establecer un patrón de aplicación selectiva dirigida a los lugares de culto cuando se han impuesto nuevas medidas más restrictivas contra las actividades seculares y no se han impuesto restricciones similares a las actividades religiosas”, escribió.

“El remedio solicitado por el demandante requeriría que el tribunal se comprometiera a tomar decisiones potencialmente diarias o semanales sobre las medidas de salud pública que tradicionalmente se han dejado en manos de los funcionarios estatales y los organismos estatales con experiencia en esta área”.

Según The Associated Press, el 96% de los aproximadamente 14.000 casos en Nevada se concentran en Las Vegas y Reno, y el condado de Lyon sólo tiene 24 casos activos.

Fuente: Christian Post