(Estados Unidos) La mayoría de los estadounidenses no creen que necesitan a Dios para ser buenos: encuesta

La mayoría de los estadounidenses no creen que necesitan a Dios para ser morales o tener buenos valores, pero la mayoría de los que tienen inclinaciones políticamente conservadoras aún lo creen, según una encuesta global del Centro de Investigación Pew.

La empresa de encuestas no partidista publicó recientemente una encuesta que mide la conexión entre las creencias de la gente sobre Dios y la moralidad. La encuesta, realizada entre finales de junio y principios de octubre de 2019, se basa en las respuestas de 38.426 personas de 34 países.

La investigación también exploró la importancia de Dios y la oración en la vida de los encuestados. Los datos sugieren que múltiples factores se correlacionan con la creencia de que Dios es “necesario para ser moral y tener buenos valores”. Esos factores incluyen el nivel de riqueza, la educación y la edad del individuo.

Mientras que el 70% de los estadounidenses todavía creen que la religión es “algo importante” o “muy importante” en sus vidas, más de la mitad (54%) de los estadounidenses dijeron que creen que Dios “no es necesario para ser moral o tener buenos valores”.

Mientras tanto, el 44% de los encuestados americanos dijeron que creen que Dios es necesario para “ser moral y tener buenos valores”.

Se comprobó que los encuestados de la derecha ideológica tenían muchas más probabilidades de decir que es necesario creer en Dios para ser una persona moral y tener buenos valores en comparación con los de la izquierda política en 15 de los 34 países estudiados.

La mayor brecha entre la derecha y la izquierda ideológica existe en los Estados Unidos.

Mientras que sólo el 24% de los encuestados estadounidenses que se identificaron como más inclinados a la izquierda política dijeron que es necesario creer en Dios para ser moral y tener buenos valores, el 37% de los centristas estuvieron de acuerdo.

Pero cuando se trata de encuestados que se inclinan políticamente hacia la derecha, más del doble del porcentaje de los de la izquierda (63%) estuvieron de acuerdo en que es necesario creer en Dios para ser moral y tener buenos valores.

Además de los encuestados en los Estados Unidos, la mayoría de los que se identifican con la derecha política en Grecia, la Argentina e Israel también dijeron que la creencia en Dios es necesaria para la moral y los valores, en comparación con menos de la mitad de los encuestados de la izquierda en esos países.

La idea de un código moral, según Psychology Today, se extiende más allá del individuo para incluir lo que se determina como correcto e incorrecto para una comunidad o sociedad en general. Está influenciada por la forma en que se cuida y se socializa a las personas.

Darcia Narváez, una profesora de psicología de la Universidad de Notre Dame que ha estudiado la neurobiología del desarrollo moral, dijo a USA Today en 2017 que la “moralidad central” se forma a través de “la experiencia de ser amado con empatía y amabilidad”.

La encuesta Pew sugiere que las personas de los países más ricos tienen menos probabilidades de atar a Dios a la moralidad en comparación con los encuestados de los países menos ricos. Un ejemplo es Kenya. Kenya tenía el producto interno bruto per cápita más bajo (4.509 dólares en 2019) de los 34 países incluidos en la encuesta.

Alrededor del 95% de los encuestados en Kenya estuvieron de acuerdo en que la creencia en Dios es necesaria para ser moral y tener buenos valores.

Con uno de los PIB per cápita más altos, de 55.815 dólares en 2019, sólo el 9% de los encuestados en Suecia estuvo de acuerdo en que Dios es necesario para ser moral y tener buenos valores.

“A nivel individual, aquellos que ganan en o por encima del umbral de ingresos medios en la mayoría de las naciones son significativamente menos propensos a decir que la creencia en Dios es necesaria para la moralidad”, escribieron en su análisis los analistas de investigación de Pew Christine Tamir, Aidan Connaughton y Ariana Monique Salazar.

“La mayor diferencia entre los que están en diferentes niveles de ingresos está en los EE.UU., donde hay una diferencia de 24 puntos porcentuales entre los que están por debajo de la mediana de ingresos y los que están en o por encima de ella”.

También se comprobó que los encuestados más instruidos de Europa y América del Norte tenían menos probabilidades de vincular a Dios con la moral y los valores.

“Esta pauta sigue de cerca la conexión entre los niveles de ingresos y la forma en que las personas responden a esta pregunta porque existe una correlación significativa entre los logros educativos y los ingresos”, explicaron los analistas de la investigación.

La encuesta también reveló que, si bien la mayoría de los 34 países dijeron que tanto Dios como la oración son importantes, más encuestados dijeron que Dios es importante en sus vidas que aquellos que dijeron que la oración es una parte importante de sus vidas.

Una media del 61% de los encuestados de todos los países dijo que Dios juega un papel importante en sus vidas, en comparación con el 53% que dijo que la oración juega un papel importante en su vida diaria.

Los resultados de un estudio bidimensional publicado el martes por el Equipo Presidencial de Oración, que no es partidista ni tiene fines de lucro, muestran que los puntos de vista y las prácticas relacionadas con la oración surgieron como el atributo más singular de la fe de los cristianos que se identifican a sí mismos.

El estudio bidimensional también encontró que los segmentos dentro de la población cristiana autoidentificada -como los cristianos nacidos de nuevo o los que asisten a las iglesias protestantes evangélicas- son grupos minoritarios dentro de la comunidad cristiana agregada que tienen un conjunto aún mayor de atributos definitorios cuando se comparan con la población general.

Fuente: Christian Post