(Estados Unidos) Las organizaciones religiosas expresan su indignación por el plan de reducir las admisiones de refugiados a un mínimo histórico – de nuevo

La administración Trump ha anunciado el máximo número de refugiados que planea admitir en los Estados Unidos el próximo año, y una vez más, es un mínimo histórico: 15.000.

En las últimas semanas, varias organizaciones religiosas que participan en el reasentamiento de refugiados han pedido a la administración que aumente ese número a su promedio anterior: 95.000.

Esos grupos expresaron su indignación el jueves (1 de octubre) por un número que no se acercó en absoluto.

“En un momento de necesidad global sin precedentes, la decisión de hoy de reducir aún más el límite de admisión de refugiados es una completa abdicación de nuestro deber humanitario y moral”, dijo Krish O’Mara Vignarajah, presidente y director ejecutivo del Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados.

La administración Trump envió un aviso del nuevo techo de refugiados al Congreso el miércoles por la noche, sólo 34 minutos antes de la fecha límite, según The Associated Press.

La administración está obligada por ley a consultar con el Congreso antes de establecer la determinación presidencial para el año fiscal, que comienza en octubre.

El reverendo John L. McCullough, presidente y director ejecutivo de Church World Service, calificó los recortes y retrasos de la administración Trump en el programa de reasentamiento de refugiados de EE.UU. como “fracasos morales y una vergüenza para el legado estadounidense de acogida”.

“Nuestros valores como nación y como gente de fe exigen que actuemos cuando la vida de las personas está en peligro. Pero durante los últimos tres años, el presidente Trump y su administración se han desviado tanto de estos principios básicos en nombre de sus objetivos crueles, racistas y partidistas que el programa de reasentamiento de refugiados que salva vidas es una sombra de lo que una vez fue”, dijo McCullough.

“Insto a todos los estadounidenses a que insistan en que el Congreso haga responsable a la Casa Blanca de operar el programa de refugiados como lo exige la ley de Estados Unidos”.

El límite máximo de refugiados propuesto para este año es una caída de 18.000 en el año fiscal que acaba de terminar en septiembre. Los EE.UU. reasentaron 11.814 refugiados en ese tiempo, según LIRS, y AP informó que el reasentamiento de refugiados se detuvo en marzo en medio de la nueva pandemia de coronavirus.

El presidente Donald Trump había fijado esa cifra en 45.000 en su primer año en el cargo, luego en 30.000 y 18.000 – cada uno un mínimo histórico en el programa de reasentamiento de refugiados de EE.UU., que ha existido desde la década de 1980.

El miércoles, Trump pronunció un discurso en Duluth, Minnesota, afirmando que su contrincante demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, “convertirá a Minnesota en un campo de refugiados… abrumando los recursos públicos, superpoblando las escuelas e inundando sus hospitales”. También afirmó que Biden quiere aumentar el reasentamiento de refugiados en un 700%.

Biden dijo en una declaración publicada en el Día Mundial de los Refugiados en junio que aumentaría el límite máximo de refugiados a 125.000, lo que sería un aumento del 700%.

El número que Biden ha propuesto no es mucho más alto que los 110.000 que fue durante el último mandato del ex presidente Barack Obama, cuando Biden era vicepresidente.

HIAS, fundada como la Sociedad Hebrea de Ayuda al Inmigrante, es una de las organizaciones que pidió a la administración Trump que devolviera el número de admisiones de refugiados a un promedio histórico de al menos 95.000.

World Relief animó a los cristianos evangélicos a pedir lo mismo a sus funcionarios electos, y LIRS envió una carta a Trump y al Secretario de Estado Mike Pompeo, acompañada de las firmas de casi 250 clérigos de la Iglesia Evangélica Luterana en América.

“La administración puede haber dado la espalda a los refugiados, pero nosotros en HIAS no lo haremos. HIAS, la comunidad judía americana y nuestros socios locales de reasentamiento en todo el país han acogido a inmigrantes y refugiados durante más de un siglo”, dijo Mark Hetfield, presidente y CEO de HIAS.

“HIAS y nuestra comunidad de simpatizantes y socios siguen más comprometidos que nunca en dar la bienvenida al extranjero”.

El trabajo de ayudar a los refugiados a encontrar un hogar en Estados Unidos es realizado en gran parte por organizaciones religiosas. De los nueve grupos autorizados por el gobierno de EE.UU. para reasentar a los refugiados, seis afirman tener una afiliación religiosa: HIAS, World Relief, Church World Service, LIRS, la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. y los Ministerios Episcopales de Migración.

Fuente: Religion News