(Estados Unidos) Líder de las Asambleas de Dios advierte a la iglesia en la temporada de elecciones: No dejen que la división se filtre

En una carta pastoral, Doug Clay, el jefe de las Asambleas de Dios, instó a los líderes de las 13.000 congregaciones de la denominación en los Estados Unidos a ser “extremadamente cautelosos” ya que la próxima temporada de elecciones será “ciertamente” divisiva. Mientras mantienen la unidad espiritual, dijo, deben abogar por la justicia y la libertad bíblicas.

“La polarización y la política van naturalmente juntas”, escribió Clay, el superintendente general de las Asambleas de Dios, EE.UU. “Es el Espíritu quien trae la unidad”.

“La polarización en 2020 ha aumentado a un nivel superior y se ha filtrado hasta llegar a decisiones incluso mundanas”, reconoció el líder de las Asamblead de Dios. “Debemos ser extremadamente cautelosos para no permitir que la división se filtre en la Iglesia de Cristo, lo que inevitablemente llevará a la autodestrucción.”

Clay pidió a los líderes de la iglesia que se centraran en la misión de la denominación, que es “evangelización, adoración, discipulado y compasión”, y no en la política.

Señaló que “cada vez es más difícil ser sal y luz en nuestra cultura”, ya que “las realidades cambiantes de la política no nos ayudan a cumplir nuestra misión”.

Sus comentarios vienen como una encuesta de Pew muestra que un creciente porcentaje de americanos (actualmente 91%) cree que los conflictos entre republicanos y demócratas son fuertes. El Centro de Investigación Pew dijo en octubre de 2019 que “el nivel de división y animosidad – incluyendo los sentimientos negativos entre los partidarios hacia los miembros del partido opositor – sólo se ha profundizado”.

En medio de tal división en el país, Clay instó, “Mientras que otros pueden estar enfocados en debates interminables y en las cosas que dividen a la sociedad, la Iglesia debería ser conocida por compartir la esperanza del evangelio. No dejes que las noticias te hagan amargo contra aquellos que no tienen fe en Cristo. Dejen que los motive a estar más comprometidos con la evangelización”.

Hablando de la importancia de la adoración, escribió, “De todas las personas, el pueblo de Dios debe saber que nuestras respuestas no están en los políticos, sino en el poder de Cristo. Como Nehemías, que nuestros corazones se afligen por nuestra nación y que intercedamos en el ayuno y la oración. ¡Nada es demasiado difícil para Dios!”

Los miembros y adherentes de la denominación “necesitan una comprensión bíblica de los problemas a los que nos enfrentamos en nuestra sociedad para poder tomar decisiones informadas en la cabina de votación”, dijo.

Si bien no hizo ninguna referencia específica a los temas que Estados Unidos está tratando actualmente, desde las respuestas a la pandemia COVID-19 hasta las continuas manifestaciones por la justicia racial, Clay enumeró cinco temas clave a largo plazo: justicia bíblica, libertad religiosa, santidad de la vida, matrimonio y familia, y nombramientos en los tribunales.

Abogar por los pobres y los oprimidos en la sociedad es la obra de Dios, señaló. “Para la Iglesia, la principal herramienta en esta defensa es el propio Evangelio”.

La libertad religiosa, continuó Clay, “es mucho más que la libertad de culto en una iglesia”.

“Significa que la gente no debería tener que ir en contra de sus creencias para conformarse al gobierno. La libertad religiosa protege el derecho a hablar y vivir según nuestras creencias, pacífica y públicamente.”

En cuanto a la santidad de la vida, señaló que casi una de cada cinco nuevas vidas en el país se extingue antes de su primer aliento, citando las estadísticas de la organización pro-elección, el Instituto Guttmacher.

Clay llamó a la familia “El bloque de construcción original de Dios en la sociedad, es la base de cada dimensión de la vida humana”. Pero “los oponentes al matrimonio parecen ser implacables en la eliminación de esta base de la civilización.”

En cuanto a los nombramientos en los tribunales, señaló que es “fácil centrarse en los poderes ejecutivo y legislativo del gobierno”, pero “es cada vez más común que las interpretaciones y decisiones judiciales tengan un profundo impacto en los aspectos morales de nuestra sociedad”.

Hizo hincapié en que cada decisión debe basarse en “su impacto en el Reino de Dios y en nuestro prójimo”.

“Al hacerlo, nos aseguramos de que nuestras prioridades son las suyas y que estamos centrados en los demás y no en nosotros mismos”, dijo.

Fuente: Christian Post