(Estados Unidos) Los evangélicos se encontraron con “amenazas de violencia, eslóganes blasfemos” saliendo de la Casa Blanca después del discurso de Trump en la Convención Nacional Republicana

Más de 100 prominentes líderes evangélicos asistieron a la cuarta noche de la Convención Nacional Republicana donde el Presidente Donald Trump aceptó la nominación del partido para un segundo mandato. Sin embargo, al salir de los terrenos de la Casa Blanca, los asistentes – incluyendo a los adultos mayores y a los discapacitados – fueron atacados por alborotadores que amenazaron con violencia.

Entre los que asistieron al discurso del presidente en el Jardín Sur se encontraban los pastores Jentezen Franklin, Ed Young, Jack Graham, Robert Jeffress, el obispo Harry Jackson, el reverendo Samuel Rodríguez, Ralph Reed, presidente de la Coalición Fe y Libertad, y el presentador de radio Eric Metaxas.

Johnnie Moore, destacado defensor de la libertad religiosa y fundador de la Compañía KAIROS, que también asistió al discurso, dijo a The Christian Post que experimentó los disturbios de primera mano.

“Violentos provocadores nos esperaban (y a otros) fuera de las puertas de la Casa Blanca en la jurisdicción de la ciudad, casi a medianoche”, recordó Moore. “En lugar de tener éxito en intimidarnos con sus viciosas amenazas de violencia, insultos, eslóganes blasfemos, odio e intolerancia, simplemente demostraron los mismos puntos que el presidente había señalado en su discurso”.

“Sin duda, la alcaldesa demócrata de D.C. dormía tranquilamente en su cama mientras que estas amenazas, ataques e insultos ni siquiera estaban reservados a los ancianos, discapacitados o jóvenes”, añadió. “Lo vi con mis propios ojos y lo escuché con mis propios oídos. Lo que es horrible es que lo que esto hace es quitarle la voz a los manifestantes pacíficos, a los que queremos escuchar”.

Después de describir lo que tuvo lugar como “anarquía apoyada por los demócratas y habilitada por los demócratas”, Moore agradeció a los “muchos miembros de la policía que trabajaron tan duro para llevarnos a casa a salvo anoche”.

El senador Rand Paul, republicano, dijo en un post en Twitter el jueves por la noche que él y su esposa estaban rodeados por un creciente número de alborotadores que amenazaron con violencia después de que él fuera reconocido. “Acaban de ser atacados por una turba furiosa de más de 100 personas, a una cuadra de la Casa Blanca. Gracias a @DCPoliceDept por salvar literalmente nuestras vidas de una turba enloquecida”, escribió en Twitter.

En una entrevista con “Fox & Friends” el viernes por la mañana, Paul dijo: “Realmente creo esto con cada fibra de mi ser, si nos hubieran agarrado nos habrían derribado, no habríamos muerto, sólo habríamos sido heridos por una patada en la cabeza, o pateado el estómago hasta dejarnos sin sentido”.

“Nos amenazaban a gritos, para matarnos, para hacernos daño, pero también amenazas diciendo grito, gritando ‘di su nombre’, Breonna Taylor, y es como si no se pudiera razonar con esta chusma, pero en realidad soy el autor de la ley de Breonna Taylor para poner fin a las redadas “no-knock”, así que la ironía se pierde para estos idiotas que están tratando de matar a la persona que en realidad está tratando de deshacerse de las redadas “no-knock””, añadió.

“No vamos a dejarte ir con vida a menos que digas que estás a favor de la reforma de la justicia penal”, gritaron los alborotadores, según Paul, quien explicó que es autor de 22 reformas de la justicia penal con el presidente Trump y el ex presidente Barack Obama.

Los cristianos evangélicos son una gran parte de la coalición electoral de Trump. Según los sondeos a pie de urna de las elecciones de 2016, el entonces candidato Donald Trump obtuvo el 80% del voto evangélico blanco.

El discurso de aceptación de Trump, que duró 70 minutos, tocó uno de los temas que más apasionan a los cristianos evangélicos: el aborto.

El presidente criticó la posición del Partido Demócrata sobre el tema.

“Joe Biden afirma que siente empatía por los vulnerables, pero el partido que dirige apoya el aborto tardío de bebés indefensos hasta el momento del nacimiento”, declaró Trump. “Los líderes demócratas hablan de decencia moral, pero no tienen problema en detener el corazón que late de un bebé en el noveno mes de embarazo.”

“Esta noche, declaramos con orgullo que todos los niños, nacidos y no nacidos, tienen el derecho a la vida que Dios les ha dado”, añadió.

Trump también criticó a su oponente demócrata como un “caballo de Troya para el socialismo” y un miembro de “la clase política fracasada”.

“Durante 47 años, Joe Biden tomó las donaciones de los obreros, les dio abrazos e incluso besos, y les dijo que sentía su dolor – y luego voló de vuelta a Washington y votó para enviar nuestros trabajos a China y muchas otras tierras lejanas.”

“Joe Biden pasó toda su carrera subcontratando sus sueños y los sueños de los trabajadores americanos. Deslocalizando sus trabajos, abriendo sus fronteras, y enviando a sus hijos e hijas a interminables guerras extranjeras”, afirmó Trump.

Si bien el discurso se centró en gran medida en las diferencias políticas entre el presidente y Biden, el discurso también incluyó un emotivo tributo a los oficiales de policía caídos. Trump precedió el tributo proclamando que “mi administración siempre estará al lado de los hombres y mujeres de las fuerzas del orden”.

“Todos los días, los oficiales de policía arriesgan sus vidas para mantenernos seguros y cada año, muchos sacrifican sus vidas en el cumplimiento del deber”, dijo.

El presidente destacó específicamente a la detective de la policía de Nueva York Miosotis Familia, que fue asesinada en 2017 por un hombre “que la odiaba simplemente por llevar la placa”.

“La detective Familia era una madre soltera”, explicó Trump. “Recientemente había pedido el turno de noche para poder pasar más tiempo con sus hijos”.

A lo largo de esa parte del discurso, las cámaras enfocaron a los niños de Familia, que estaban sentados en la audiencia. “Hace dos años, estuve en el Capitolio de EE.UU. junto a esos hermosos niños y sostuve la mano de su abuela mientras lloraban su terrible pérdida”, recordó Trump. “Honramos la extraordinaria vida de la Detective Familia”.

Trump también mencionó a David Dorn, el policía afroamericano jubilado de St. Louis que perdió la vida mientras cuidaba una tienda de “alborotadores y saqueadores” mientras la ciudad se veía envuelta en violentos disturbios tras la muerte de George Floyd en Minneapolis a manos de un oficial. Reconoció la presencia de la familia de Dorn en la audiencia. La esposa de Dorn, Ann, habló en la convención antes que el presidente.

Mientras que el discurso de aceptación de Trump fue el titular de la noche, la última noche del RNC contó con otros oradores notables en las horas previas al discurso del presidente.

Alice Marie Johnson, a quien Trump le conmutó su sentencia de por vida, elogió al presidente por su apoyo a la reforma de la justicia penal. Los padres de Kayla Mueller, que fue tomada como rehén, violada, torturada y asesinada por el grupo terrorista radical del Estado Islámico, dieron un emotivo discurso alabando a la administración Trump por haberles dado “una empatía que nunca recibimos de la administración Obama”.

Fuente: Christian Post