(Estados Unidos) Los líderes evangélicos y católicos dicen que Trump ha dejado en peligro a los cristianos perseguidos

Durante años, Donald Trump y los funcionarios de la administración han defendido la protección de la libertad religiosa en el extranjero, incluso para los cristianos perseguidos por su fe, como un objetivo clave de la política exterior.

Pero según un nuevo informe publicado el viernes (10 de julio) de dos grupos cristianos, el presidente no está cumpliendo con ese objetivo cuando se trata de refugiados cristianos.

“El número de cristianos perseguidos a los que se les ofrece protección a través del programa de reasentamiento de refugiados de EE.UU. y la aplicación de las leyes de asilo aún se ha reducido drásticamente”, dice el informe.

Titulado “Puertas cerradas”: Cristianos perseguidos y los procesos de reasentamiento de refugiados y asilo de los EE.UU.”, el informe fue preparado por World Relief y Open Doors USA, ambas organizaciones que trabajan en temas de inmigración y persecución religiosa.

Sus conclusiones se centran en los drásticos recortes de la administración Trump al programa de reasentamiento de refugiados, que se ha llevado a cabo durante mucho tiempo en colaboración con varias organizaciones religiosas, entre ellas World Relief, un grupo cristiano evangélico. Según el informe, desde 2015 se ha reducido en un 90% el número de cristianos perseguidos reasentados en los Estados Unidos.

Durante el último año de gobierno del ex presidente Barack Obama, el límite anual de reasentamiento de refugiados se fijó en 110.000 personas. Ese número se redujo a 45.000 poco después de que Trump se instalara en la Casa Blanca. Se ha reducido constantemente cada año desde entonces: En el año fiscal 2020, el límite se fijó en 18.000, el más bajo en la historia del programa.

Las reducciones fueron ampliamente rechazadas por grupos religiosos tanto progresistas como conservadores, y los rumores de recortar el programa de reasentamiento en su conjunto provocaron respuestas de los legisladores republicanos como el senador James Lankford.

“Los EE.UU. tiene una fuerte historia de acogida de refugiados, que pasan por los canales adecuados de admisión en los EE.UU., ya que huyen de la persecución”, Lankford twiteó en 2019.

Los cambios en los límites también han resultado en una fuerte disminución de los cristianos perseguidos admitidos en el país como refugiados, esto a pesar de años de cabildeo sobre el tema por parte de los cristianos conservadores partidarios de Trump como Franklin Graham.

“Hay alrededor de 250 millones de personas que están experimentando severos niveles de persecución por su fe en Jesús”, dijo el CEO de Open Doors USA, David Curry, durante una llamada con los periodistas el viernes.

De acuerdo con el informe, los EE.UU. reasentaron 18.462 cristianos en 2015 de los países en la lista de vigilancia de persecución de Open Doors. Ese número se redujo a sólo 4.112 en 2018 antes de aumentar ligeramente a 5.787 en 2019. La administración ha reasentado sólo 946 cristianos perseguidos en lo que va de 2020, debido en parte a las complicaciones de la actual pandemia mundial de coronavirus.

Curry y el director general de World Relief, Tim Breene, que también estaba en la llamada, se apresuraron a señalar que el tema no sólo afecta a los cristianos. Los límites de refugiados también redujeron dramáticamente el número de minorías religiosas de otras creencias permitidas en los EE.UU., dijeron, incluyendo a muchas personas que se enfrentan a la persecución sistémica.

“Estamos comprometidos con la enseñanza bíblica de que todas las personas están hechas a imagen de Dios y son dignas de protección contra la persecución, sean o no perseguidas por su fe en Cristo o por otra creencia religiosa”, dijo Breene.

El informe pide que el gobierno de Estados Unidos vuelva a “por lo menos a un techo históricamente normal” para el reasentamiento de refugiados, como por ejemplo 95.000 refugiados por año, como recomienda la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional en 2019. Además, los autores instan a la administración Trump a rechazar los cambios propuestos a los sistemas de inmigración existentes que dificultarían la obtención de asilo en los Estados Unidos.

El documento cuestiona implícitamente la promesa de Trump de 2017 de ayudar a los cristianos perseguidos. Cuando la Red de Radiodifusión Cristiana le preguntó sobre el tema, Trump dijo que su administración haría de la respuesta a los cristianos que huyen de la persecución en Siria una prioridad.

“Han sido tratados horriblemente”, dijo Trump. Luego agregó: “Vamos a ayudarlos”.

Curry y Breene tuvieron cuidado de no criticar directamente a Trump durante la llamada y señalaron casos en los que la administración de Trump ha tomado algunas medidas para ayudar a las minorías religiosas perseguidas.

Por ejemplo, Curry señaló cuando el vicepresidente Mike Pence intervino personalmente para dedicar los fondos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional a mejorar las condiciones de vida de las minorías religiosas en el norte de Irak. Esa medida forma parte de una estrategia más amplia destinada a mejorar la situación de los cristianos perseguidos en el lugar donde viven, en lugar de dar prioridad al reasentamiento de los refugiados.

Pero cuando se le presionó sobre si la estrategia de la administración Trump beneficiaba tangiblemente las vidas de los cristianos perseguidos en sus países de origen, Breene reconoció que a pesar de las “buenas” intenciones del gobierno, “es muy raro ver progresos materiales”.

E incluso si las condiciones mejoran en el extranjero, dijo Curry, los cristianos que han sido desplazados de sus hogares debido a la persecución religiosa todavía necesitan ayuda.

“Este es un importante hueco en su estrategia: que hay algunas personas que todavía están en peligro por su fe”, dijo. “No van a poder volver a casa. Si pudieran, lo harían.”

Walter Kim, presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos, calificó los datos del informe como “impactantes”. Kim también expresó su decepción por la política de asentamiento de refugiados de la administración Trump.

Los Estados Unidos, dijo, ha “sido por mucho tiempo un faro de esperanza para aquellos que huyen de la persecución religiosa … Debemos cambiar esta política y seguir siendo un líder de la libertad religiosa”.

El obispo Mario E. Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU., estuvo de acuerdo.

“Estamos viviendo lo que San Juan Pablo II llamó una ‘nueva era de martirio’, donde muchos en todo el mundo se enfrentan a la persecución por su fe”, dijo. “Rezo para que nuestra nación cambie de rumbo y una vez más esté al lado de los refugiados y solicitantes de asilo, incluyendo a los que escapan de la persecución religiosa”.

Russell Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur, instó a sus compañeros cristianos a “prestar cuidadosa atención” a las conclusiones del informe. Hizo un llamado a los evangélicos a “volver a comprometerse a ministrar a todos aquellos en nuestras comunidades, y alrededor del mundo, que temen por sus propias vidas”.

Los cambios de la administración Trump en el programa de reasentamiento de refugiados han paralizado el programa de reasentamiento de refugiados basado en la fe. Algunos grupos, como World Relief, cerraron oficinas y despidieron personal, algunos de los cuales eran ex refugiados.

Curry dijo que su organización ya se ha puesto en contacto con funcionarios del Departamento de Estado y del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos para llamar su atención sobre el nuevo informe, y el personal de World Relief dijo que tiene previsto enviar el informe a los miembros del Congreso, así como a Sam Brownback, el embajador itinerante de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional. Varios grupos religiosos también han instado al Congreso a que apruebe la Ley GRACE, que fijaría la cifra mínima de refugiados en 95.000.

“Estamos esperanzados”, dijo Curry, “y realmente queremos animarles a que den un paso adelante y tomen algunas medidas significativas para abordar este problema de los refugiados”.

Fuente: Religion News