(Estados Unidos) Manifestaciones interreligiosas en toda California exigen la liberación de los encarcelados en medio de COVID-19

Líderes religiosos y activistas se manifestaron fuera de las prisiones y centros de detención de inmigrantes en todo California el martes, pidiendo al Gobernador Gavin Newsom que haga más para liberar a las personas encarceladas y detenidas que dicen que están en peligro en medio de los brotes de COVID-19.

Los organizadores sostuvieron y colocaron pancartas denunciando a Newsom en los pasos a desnivel de las autopistas y fuera de las prisiones. Los activistas colocaron pancartas fuera de las prisiones que decían “Campo de la muerte de Gavin Newsom COVID-19” y “Departamento de Infecciones y Debilitación”.

El “Día de Acción de la Caída de la Pancarta”, auspiciado por una coalición de grupos de derechos de los inmigrantes y de fe, se realizó un día después de que un grupo de mujeres y líderes de fe completaran una huelga de hambre de cinco días para llamar la atención sobre la detención de dos pastores y otros inmigrantes en el Centro de Detención de Adelanto ICE, donde se han reportado varios casos de COVID-19.

La coalición incluía grupos religiosos como el Movimiento Interconfesional por la Integridad Humana, Clero y Laicado Unidos por la Justicia Económica, el Consejo Interconfesional de Marín y la Sinagoga de la Comunidad de Kehilla.

Las voces de los activistas, los líderes religiosos y las familias de las personas encarceladas se transmitieron a través de una conferencia virtual de Zoom. Las manifestaciones tuvieron lugar en Yuba, San Diego, San Francisco y Adelanto.

La reverenda Deborah Lee, directora ejecutiva del Movimiento Interconfesional para la Integridad Humana, se paró frente a un centro del ICE en San Francisco e instó a Newsom a que suspendiera el papel de California en el traslado de personas encarceladas a centros de detención de inmigrantes.

“En lugar de que se les permita ir a casa con sus familias, son traídos a este edificio por el ICE, procesados como una mercancía, y luego enviados a los centros de detención del ICE en toda California e incluso a otros estados”, dijo Lee.

“Como personas de fe, pedimos compasión, misericordia, clemencia, liberación y el fin de los traslados del ICE”, dijo.

También participaron representantes de la Sinagoga de la Comunidad Kehilla de Oakland, diciendo “Como judíos, nuestras Escrituras nos enseñan que toda vida es valiosa”.

Los organizadores de Clergy & Laity United for Economic Justice asistieron a un rally fuera del Centro de Detención de Adelanto ICE, donde los pastores inmigrantes Hugo Rolando Gómez y Allan Altamirano han sido detenidos por más de un año.

Jael Serrano Altamirano dijo al periódico en español La Opinión que su esposo, un pastor de Riverside, sufre de una enfermedad cardíaca. Ella dijo que fue devuelto a las instalaciones de Adelanto después de haber sido hospitalizado durante una semana.

“Estamos asustados porque su condición lo pone en alto riesgo de contraer el coronavirus”, dijo a La Opinión.

Un juez de distrito de EE.UU. regañó recientemente al ICE y a la empresa privada de prisiones que opera el Centro de Procesamiento ICE de Adelanto por su respuesta “inadecuada y objetivamente irrazonable” al COVID-19, según el Desert Sun. El juez dijo que el centro no proporcionó un distanciamiento social adecuado ni pruebas oportunas. Los activistas también protestan por los planes de expansión del centro de Adelanto.

Desde el comienzo de la pandemia hasta finales de agosto, Cal Matters informó que se esperaba que California liberara más de 11.000 prisioneros antes de tiempo. Estos prisioneros incluyen en su mayoría delincuentes no violentos con menos de un año de condena, según el sitio de noticias.

Fuente: Religion News