(Estados Unidos) Musulmanes se unen para exigir reformas policiales, apoyan a los grupos dirigidos por negros

Tras la muerte de George Floyd bajo custodia policial, docenas de organizaciones musulmanas estadounidenses se han unido para pedir la reforma de las prácticas policiales y para apoyar a las organizaciones dirigidas por negros.

“La victimización de los musulmanes negros desarmados tiene una historia larga y preocupante”, dice una declaración de la coalición firmada por más de 90 organizaciones de derechos civiles, de defensa, comunitarias y religiosas. “Como musulmanes americanos, aprovecharemos nuestra diversidad, nuestra fuerza y nuestra resistencia para exigir estas reformas porque las vidas de los negros importan”.

Los cambios propuestos incluyen la prohibición del perfil racial y las maniobras que restringen el flujo de sangre u oxígeno al cerebro, como las retenciones por asfixia; facilitar legalmente a los fiscales la responsabilidad de hacer cumplir la ley; y redirigir los fondos de la policía “a programas comunitarios de salud, educación, empleo y vivienda”.

La declaración también pide que se establezca “una norma federal de que el uso de la fuerza se reserve como último recurso, sólo cuando sea absolutamente necesario” y después de agotar todas las opciones razonables.

“Estas demandas son un piso para nuestros grupos y no un techo. Algunos pedirían mucho más”, dijo Farhana Khera, director ejecutivo de Muslim Advocates, uno de los convocantes de la declaración, en respuesta a las preguntas enviadas por correo electrónico. “También instamos a todos los musulmanes americanos a llamar a sus miembros del Congreso ahora mismo y exigir una respuesta más fuerte de ellos.”

Al igual que los miembros de otros grupos religiosos, muchos musulmanes en América se han unido a la indignación desatada después de que Floyd, un hombre negro, muriera después de que un policía blanco de Minneapolis le presionara una rodilla en el cuello. Grupos de múltiples denominaciones de distintos credos han pedido públicamente que se tomen medidas contra el racismo y se alinean con los objetivos de los manifestantes pacíficos.

En protestas callejeras, declaraciones, sermones y seminarios en la web, los musulmanes americanos se han unido contra el racismo y han discutido reformas.

“Las organizaciones musulmanas americanas se han comprometido a abogar a todos los niveles para poner fin al uso excesivo de la fuerza que ha llevado a los asesinatos de innumerables negros americanos”, dijo Iman Awad, director legislativo de Emgage Action, uno de los firmantes de la declaración. “Nuestro mensaje es que seguiremos luchando pero sobre todo elevando el trabajo que hacen nuestros líderes negros”.

Los musulmanes en América son étnica y racialmente diversos y la muerte de Floyd también ha revigorizado las conversaciones sobre el tratamiento y la representación de los musulmanes negros en sus propias comunidades de fe.

“Estoy esperanzado y animado por el número y la diversidad de grupos que se han unido”, dijo Kameelah Rashad, presidente de la Fundación Musulmana para el Bienestar, que también es uno de los organizadores. “Eso me dice que al menos se reconoce que ya no podemos separar la islamofobia, el racismo anti-negro, la vigilancia y la violencia. La gente se está reconciliando con la noción de que nuestras luchas están entrelazadas”.

Ahora, dijo, es el momento de la acción.

“Es vital que los musulmanes no-negros desarrollen un respeto por la resistencia de los negros.”

La declaración decía: “Los negros suelen ser marginados dentro de la comunidad musulmana en general. Y cuando son víctimas de la violencia policial, los musulmanes no negros suelen guardar silencio, lo que lleva a la complicidad”.

En el futuro, las comunidades musulmanas americanas deben hacer espacio para las organizaciones dirigidas por negros, dijo Awad.

Además, “debemos comprometernos a tener posiciones de liderazgo que reflejen la diversidad de nuestra comunidad de fe”, dijo. “No podemos tener éxito hasta que tengamos todas las voces representadas en todos los niveles dentro de nuestras estructuras organizativas y nuestras comunidades deben hacerlo mejor”.

La declaración dice que las demandas representan sólo un “anticipo” de las reformas necesarias.

“Si esta discriminación tan arraigada no puede eliminarse mediante una reforma, entonces estos sistemas deberán ser abolidos y reimaginados por completo”.

Fuente: Religion News