(Europa) La Comisión Europea destaca a la basílica de Santa Sofía como “símbolo de tolerancia y diálogo”

La Comisión Europea (CE) subrayó este lunes que la basílica de Santa Sofía es un “símbolo de tolerancia y diálogo”, antes de que se conozca si se reconvertirá en mezquita el sitio religioso, transformado en museo en 1935 por la entonces joven república laica que sustituyó al Imperio Otomano.

“Entendemos que Santa Sofía es un lugar de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Creemos que esto es importante y que el asunto debe de verse desde esa perspectiva. Santa Sofía es un símbolo de tolerancia y diálogo, y no se deberían aprovechar estos eventos para atizar ningún tipo de desacuerdo”, declaró en una rueda de prensa el portavoz jefe de la Comisión Europea, Eric Marmer.

El Consejo de Estado o Danistay turco examinó el pasado jueves la solicitud de una desconocida asociación cercana al Gobierno islamista turco para cambiar el decreto que hace 85 años secularizó el edificio, y anunció que tomará una decisión dentro de las próximas dos semanas.

El Ejecutivo comunitario recordó que aún debe conocerse la decisión del máximo tribunal administrativo de Turquía a propósito de la basílica.

La iniciativa de ese cambio ha sido apoyada tanto por el AKP, el partido islamista del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, como por sus socios en el Parlamento, el ultranacionalista MHP, mientras que cuenta con una ferviente oposición en el sector académico y parte de la sociedad civil.

En el caso de ser convertida en mezquita los turistas podrían seguir visitando el edificio, pero las autoridades deberían decidir cómo concilian el rezo islámico con los mosaicos cristianos, ya que el islam prohíbe tener imágenes en un templo.

El patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kiril, instó hoy a Turquía a mantener el estatus neutral de la basílica de Santa Sofía en Estambul, convertida en museo en 1935 por la entonces joven república laica que sustituyó al Imperio Otomano, y no reconvertirla en mezquita.

“Estoy profundamente preocupado por los llamamientos de algunos políticos turcos a revisar el estatus museístico de Santa Sofía, uno de los mayores monumentos de la cultura cristiana”, señaló el patriarca en un comunicado.

“Espero prudencia del Gobierno turco. Mantener el actual estatus neutral de Santa Sofía, una de las mayores obras maestras de la cultura cristiana, un templo símbolo para millones de cristianos en todo el mundo, desarrollará aún más las relaciones entre los pueblos de Rusia y Turquía, y fortalecerá la paz y la armonía interreligiosas”, señaló Kiril.

El patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa agregó que el “deber de cualquier Estado civilizado es mantener un equilibrio para reconciliar las contradicciones en la sociedad y no exacerbarlas y promover la unificación de las personas y no la separación”.

La asociación que hizo la solicitud argumenta que el decreto contenía firmas falsificadas del fundador de la República de Turquía, Mustafa Kemal Atatürk.

Fuente: Religión Digital