(Filipinas) “Demándanos”, dice Obispo filipino después de que Duterte criticara la carta pastoral

El obispo Broderick Pabillo, administrador apostólico de Manila, defendió una reciente carta pastoral emitida por la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas en la que se criticaba la recién aprobada ley antiterrorista de Filipinas.

La Iglesia y los grupos de derechos humanos se oponen a la ley debido a lo que dicen que son sus disposiciones vagas y ambiguas, informó ucanews.com.

Pero el 20 de julio, el asesor jurídico del presidente Rodrigo Duterte, Salvador Panelo, dijo que la carta “parece haber violado” la constitución filipina en lo que respecta a la separación de la iglesia y el estado. Panelo también acusó a la conferencia de obispos filipinos de presionar al Tribunal Supremo “pidiendo oraciones” y apelando a la conciencia de los miembros del tribunal.

Sin embargo, Pabillo ha dicho que el hecho de ser obispos o clérigos no los despojó de sus derechos civiles y políticos a la libertad de expresión, porque siguen siendo ciudadanos del Estado.

“¿No tenemos derecho a hablar de los defectos del gobierno porque somos miembros de la iglesia? También somos ciudadanos”, dijo Pabillo en una conferencia de prensa.

También dijo que si el gobierno de Duterte creía que la carta pastoral violaba el artículo de la constitución sobre la separación de la iglesia y el estado, Panelo debería presentar cargos contra los obispos.

“Si realmente es una violación, deberían presentar un caso contra nosotros. Los estamos desafiando si nuestra carta realmente viola eso”, añadió Pabillo.

Dijo que los obispos filipinos no tenían la intención de influenciar a los miembros de la Corte Suprema, pero querían concienciar a todos los católicos sobre los problemas actuales a los que se enfrenta Filipinas.

“Hicimos eso (la carta pastoral) para concienciar a los filipinos. … Nuestro llamado es claro en el texto. Es un llamado a la oración”, dijo Pabillo.

El obispo Pablo Virgilio David, presidente en funciones de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, también dijo el 20 de julio que la conferencia nunca tuvo la intención de influir en los miembros de la Corte Suprema o interferir con las operaciones del gobierno.

“Nuestra única influencia es en la conciencia, porque es nuestro deber formar conciencias, y somos responsables ante Dios por esto. Nos inspiramos tanto en las Escrituras como en el magisterio de la iglesia”, añadió David.

Dijo que los obispos estaban ejerciendo su derecho a la libertad de expresión, que esperaba siguiera siendo respetado por las autoridades del gobierno filipino.

Los obispos “respetan al Tribunal Supremo como el órgano más alto de nuestro poder judicial, que se supone que debe funcionar de forma independiente de las demás ramas del gobierno si queremos seguir funcionando como una democracia”, dijo David.

“Lo que esperamos y rogamos es que tanto nuestro poder legislativo como el judicial sigan siendo verdaderamente independientes y continúen funcionando tal y como está previsto en nuestra constitución”, dijo.

Fuente: Crux