(Grecia) Incendio en el campamento de refugiados de Moria: una “catástrofe anunciada”

Tras años de estancamiento desde que la crisis de refugiados en Europa estallara en 2015, el campamento de Moria, en la isla griega de Lesbos, hoy ha amanecido en llamas. El dramático incendio se ha producido después de meses de tensión dentro del campamento, en el que se han detectado 35 casos positivos de coronavirus.

La coyuntura sanitaria (y la falta de garantías higiénicas con la que afrontarla) venía agravando la situación de hacinamiento que sufren los miles de refugiados encerrados en Moria, olvidados por las políticas europeas. Por eso el fuego ha sido recibido, según las declaraciones de Oliver Müller, jefe de Caritas Internacional, como una “catástrofe anunciada”.

“Incluyo a todos los que sufren en mis oraciones”, ha dicho en Bonn el Arzobispo Stefan Heße, presidente de la Comisión de Migración de la Iglesia Católica alemana. Este representante especial para asuntos de refugiados de la Conferencia Episcopal no ha tardado en manifestar su indignación por el suceso. Lamentando, como ha recogido katolisch.de, que podía haberse evitado si las condiciones de habitabilidad de Moria no fuesen tan inmundas.

Más dura si cabe ha sido la reacción del cardenal Hollerich. “Creo que lo que está ardiendo o se ha quemado allí no es sólo el campo de Moria, el campo de refugiados. La esperanza del pueblo se ha quemado. La humanidad de Europa, la tradición del humanismo, del cristianismo, ya no existe tampoco”, ha declarado el Presidente de la COMECE. Recordando su visita a Moria junto al Limosnero del Vaticano (el Papa Francisco lo hizo en 2016), ha advertido de la xenofobia que esconde la inacción de Europa: “Creo que muchos gobiernos están escuchando a la derecha radical que no quiere refugiados”.

Llamando a la sociedad civil y sobre todo a la clase política a “superar la crisis humanitaria en las fronteras exteriores de la UE”, la Iglesia Católica Alemana ha sido respaldada también por la Protestante. “La extensión del fuego me hace temer lo peor. Todavía no está claro si han muerto personas”, ha publicado en Facebook el presidente de su consejo, el obispo Heinrich Bedford-Strohm.

Tras conocerse el detalle de que un tercio del campamento de Moria ha sido arrasado por las llamas, el Comité Central de Católicos Alemanes ha denunciado que “el fuego puede estar bajo control, ¡pero el problema no lo está!”. Esperando una respuesta inmediata y “paneuropea”, una de las propuestas de la Iglesia de Alemania ha sido trasladar a los damnificados de Moria a cruceros de la costa que actualmente, debido a la Covid, no se están utilizando.

Fuente: Religión Digital