(Guatemala) Guatemala impide paso a caravana de migrantes

La Pastoral de la Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala emitió un comunicado ante la llegada de cientos de migrantes procedentes de Honduras y otros países de Centro América y expresa su preocupación “por esta situación que ya veíamos venir” dice al inicio del informe.

Preocupación de la Iglesia guatemalteca

Una de las preocupaciones de la Pastoral de Movilidad es la falta de protección y la violación a los derechos de migrar a otros países. Ante esta situación los Obispos de Guatemala hacen un llamado a las instituciones estatales a recibir dignamente a los migrantes centroamericanos con gestos de caridad y solidaridad.

En dicho documento se subraya demandar acciones justas y humanitarias que se apeguen a los tratados internacionales en el tema de migración de los cuales forma parte Guatemala. La iglesia en Guatemala ha activado todos los centros de protección en la ruta migratoria con asistencia y acompañamiento a los desplazados. Dichas acciones se llevan a cabo cumpliendo todas las disposiciones gubernamentales de prevención y protección que amerita la pandemia.

El Papa invita a comprender la situación de los migrantes

El Papa recuerda que cuando se habla de migrantes y desplazados, casi siempre se mencionan en números. ¡Pero no son números, sino personas! Si las encontramos, podremos conocerlas, nos clama el Papa, podemos conocer sus historias y comprender. Podremos comprender, por ejemplo, dice Francisco, que la precariedad que hemos experimentado con sufrimiento, a causa de la pandemia, es un elemento constante en la vida de los desplazados.

El presidente guatemalteco Alejandro Giammattei ordenó que todos los hondureños que hayan entrado ilegalmente al país sean detenidos y que sean entregados a las autoridades hondureñas .

Las autoridades guatemaltecas reportaron que más de dos mil migrantes hondureños aceptaron regresar “voluntariamente” a su país durante el fin de semana para evitar ser arrestados por infringir leyes migratorias y sanitarias contra la COVID-19, pero que otro centenar continúa disperso rumbo a las fronteras con México, país que ya desplegó un cerco militar en sus fronteras.

A pesar de los cercos que las autoridades de Guatemala y México habitualmente colocan en las rutas por donde pasan los migrantes, decenas de hondureños todavía siguen el camino rumbo al norte, argumentando que en su país de origen son víctimas de la violencia de las pandillas y del narcotráfico, así como de otros problemas estructurales como la falta de empleos y de servicios básicos como la salud y la educación.

Fuente: Vatican News