(Holanda) Holanda debatirá una ley que permitiría el suicidio asistido a quienes consideren su vida «completa»

Pia Dijkstra, antigua estrella de la televisión, diputada en la cámara baja del parlamento holandés y responsable de ética médica en su partido, el radical Demócratas 66, registró el pasado viernes una proposición de ley que otorgaría a personas mayores de 75 años en perfecto estado de salud el derecho a la eutanasia.

Esta propuesta respondería al dato ofrecido por el gobierno en enero, según el cual aproximadamente diez mil personas mayores de 55 años han expresado un deseo “serio” de morir.

El ejecutivo que preside Mark Rutte desde 2010 se sustenta actualmente sobre una coalición de cuatro partidos: liberales (el partido del primer ministro), cristianodemócratas, la protestante Unión Cristiana y D66. Todos ellos apoyan la legislación actual holandesa, extraordinariamente permisiva con la eutanasia, pero no es presumible que los dos partidos “cristianos” se opondrían a una liberalización, en la práctica, del suicidio asistido.

El líder de la Unión Cristiana, Gert-Jan Segers, rechazó la medida considerando “extraordinariamente doloroso que en un momento en el que las personas mayores se sienten extra-vulnerables [por el coronavirus], D66 proponga algo que sabemos que incrementará su sensación de inseguridad e inquietud”.

Pero hace diez años, una campaña a favor de una medida similar obtuvo 117.000 firmas, y si se da libertad de voto ante un parlamento tan dividido, el resultado puede ser incierto.

La ley propuesta por Dijkstra solo incluye el requisito de que el deseo de morir sea consistente durante dos meses. Pasado ese periodo, las personas mayores de 75 años, aunque no estén afectadas por enfermedad alguna, tendrían acceso a un “supervisor del final de vida” que conduzca su muerte. Su ley, afirma, defiende “la opción de que si, a una determinada edad avanzada, una persona considera que su vida está completa, pueda morir con dignidad y recibiendo una ayuda apropiada”.

La Real Asociación Médica Holandesa se ha mostrado contraria a esta idea, por considerar que las personas solitarias o marginadas que podrían acudir a ella deben recibir ayuda, no ver abierta la puerta para una muerte anticipada.

En cualquier caso, el portavoz de D66, Benjamin Meijer, ha anunciado que su intención es que, superados todos los trámites, la ley pueda debatirse en pleno antes de las elecciones de marzo de 2021.

Fuente: Religión en Libertad