(Internacional) El Papa interviene en la crisis de Bielorrusia y envía a su canciller a Minsk

La escalada de la violencia en Bielorrusia, y los ataques a la Iglesia católica han llevado al Papa Francisco a tomar cartas en el asunto, y enviar a su canciller y Secretario de Relaciones con los Estados, Paul Richard Gallagher, a Minsk, para reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores del país.

Como apunta en una breve nota la Santa Sede (y ha confirmado el Gobierno bielorruso en sus redes sociales), Gallagher viajó a Minsk “para expresar la atención y la proximidad del Santo Padre por la Iglesia católica y por todo el país”.

“Sigo con atención la situación postelectoral en este país y hago un llamamiento al diálogo, al rechazo de la violencia y al respeto de la justicia y el derecho”, afirmó el Papa en un reciente Angelus.

El programa, añade la nota, incluye reuniones “con las autoridades civiles y los responsables de la Iglesia católica”, algo complicado, pues el presidente Lukashenko ha impedido hasta el momento el regreso del arzobispo de Minsk, Tadeusz Kondrusiewitz, retenido en la frontera con Polonia.

El arzobispo, que se encuentra ahora en la ciudad polaca de Belostok, comunicó a Efe que ha enviado una carta a los servicios fronterizos en la que les pide explicaciones. “No sé por qué no me dejan volver. No me lo dicen. Lo que puedo decir es que yo no me reuní con nadie en Polonia”, subrayó.

Las elecciones no fueron justas

En unas recientes declaraciones a un canal de televisión católico polaco, el arzobispo comentó que todo indica que las elecciones del 9 de agosto, en las que, según los datos oficiales, Lukashenko fue reelegido con más del 80 % de los votos, no fueron justas.

Días antes, en una misiva a la iglesia bielorrusa, Kondrusiewicz alertó contra el “aislamiento internacional” y el hecho de que en un país “pacífico” como el suyo por primera vez “un hermano levante la mano contra su hermano” y mucha sangre haya sido ya “derramada”.

En respuesta, Lukashenko denunció esta semana que en las iglesias católicas bielorrusas se hace “propaganda contra Lukashenko y el Estado”, pero negó que se disponga a cerrarlas.

Fuente: Religión Digital