(Internacional) Investigadores lanzan un estudio clínico para medir el impacto de la oración en el coronavirus

Un equipo internacional de médicos, dirigido por el cardiólogo de Kansas City, el Dr. Dhanunjaya Lakkireddy, del Instituto del Ritmo Cardíaco de Kansas City, está llevando a cabo actualmente un estudio clínico para medir el impacto de la oración en los resultados de salud de los pacientes con coronavirus.

“La oración se utiliza a menudo como medio para invocar la intervención divina para la afirmación de la vida, la curación de los enfermos y la protección de los vulnerables. Esta suele seguir siendo una intervención controvertida desde una perspectiva científica. Aunque se utiliza con regularidad en el entorno de los pacientes hospitalizados en estado crítico, el beneficio de la oración en los resultados de la atención sanitaria ha sido muy debatido”, señalaron los investigadores en la visión general del estudio.

“Si bien los estudios históricos han tenido por objeto demostrar la mejora de los resultados de salud en los pacientes que rezan, estos estudios suelen ser difíciles de reproducir y están sujetos a sesgos. Muchos estudios han intentado centrarse en la mejora de la calidad de vida o en la mejora de los síntomas de las enfermedades psiquiátricas. La falta de información disponible sobre el impacto de la oración en los resultados de los pacientes hospitalizados impulsó nuestra investigación adicional”.

Lakkireddy explicó en una entrevista con NPR que el estudio involucrará a 1.000 pacientes con infecciones de coronavirus lo suficientemente severas como para requerir cuidados intensivos.

Todos los pacientes recibirán el nivel de atención prescrito por sus proveedores médicos, pero la mitad de los pacientes elegidos al azar recibirán una oración “universal” de una de las cinco religiones: Cristianismo, Hinduismo, Islam, Judaísmo y Budismo. Los otros 500 pacientes constituirán el grupo de control.

Lakkireddy dijo que los profesionales médicos que ha reunido para el comité de dirección del estudio también son todos personas de fe.

“Todos creemos en la ciencia y también creemos en la fe”, dijo a NPR. “Si hay un poder sobrenatural, que muchos de nosotros creemos, ¿cambiaría ese poder de la oración y la intervención divina los resultados de manera concertada? Esa era nuestra pregunta”.

El estudio medirá resultados como las diferencias en la tasa de mortalidad, la duración de la estancia en el hospital, la duración del soporte del ventilador y la duración de la estancia en la UCI, entre otras cosas.

Lakkireddy, que “nació en el hinduismo”, señaló que asistió a una escuela católica y pasó tiempo en sinagogas, monasterios budistas y mezquitas.

“Creo en el poder de todas las religiones”, dijo. “Creo que si creemos en las maravillas de Dios y en el bien universal de cualquier religión, entonces tenemos que combinar las manos y unir las fuerzas de cada una de estas creencias para la única causa de salvar a la humanidad de esta pandemia”.

Todos los pacientes en el estudio recibirán un número de identificación del Estudio de Oración del COVID y se utilizará la siguiente oración, según el estudio.

Querido Dios

Te pedimos que bendigas a nuestro amigo (CPS ID)

Te rogamos que le des a nuestro amigo la fuerza para superar esta enfermedad.

Te pedimos que sanes a nuestro amigo de esta enfermedad que lo está consumiendo…

Le rogamos que dé a los profesionales de la salud involucrados en el cuidado de nuestro amigo, el coraje, la sabiduría y la protección necesarias

Te rogamos que acabes rápidamente con este azote global, que salves al mundo y prevengas la enfermedad al resto de nuestros hermanos y hermanas.

Te rogamos que traigas consuelo, fuerza y resolución para luchar contra este virus mortal con todas nuestras fuerzas.

Gracias por escucharnos y por conceder tu divina voluntad a nuestro amigo y a muchos otros a nuestro alrededor.

Aunque estudios anteriores no han encontrado un efecto significativo de la oración en los resultados de los pacientes, Lakkireddy, quien dijo que sus colegas médicos han tenido “una reacción mixta” a su estudio, dijo: “Podría ocurrir un milagro. Siempre hay esperanza, ¿verdad?”

Fuente: Christian Post