(Internacional) La Alianza Evangélica Mundial ‘expresa su profunda preocupación’ por los planes de anexión de Israel a la Ribera Occidental

Una de las mayores redes de iglesias evangélicas del mundo ha expresado su preocupación por los planes de Israel de reclamar la soberanía sobre grandes zonas de la Ribera Occidental, un territorio que alberga a millones de árabes palestinos y a más de 400.000 israelíes judíos.

La Alianza Evangélica Mundial, una organización mundial de iglesias evangélicas que representa a más de 600 millones de evangélicos en todo el mundo, se ha sumado a un coro de críticos de todo el mundo que se manifiestan en contra de los planes de Israel de anexionar partes de la Ribera Occidental.

La AEM emitió una declaración el martes diciendo que mientras la organización reconoce el derecho a la “autodeterminación de cualquier nación y el derecho de cualquier nación a defenderse de los daños”, la AEM “expresa su profunda preocupación por los planes de Israel de anexionar grandes áreas de Cisjordania”.

El primer ministro Benjamin Netanyahu prometió a sus partidarios durante su campaña electoral extender la soberanía de Israel a las zonas de Cisjordania, donde existen asentamientos judíos.

La Ribera Occidental, situada entre Israel y Jordania, fue capturada por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967, pero nunca fue anexionada completamente por Israel, aunque ha estado controlada por éste durante más de 50 años.

La soberanía sobre la Ribera Occidental, así como sobre otras regiones conquistadas por Israel durante la Guerra de los Seis Días, se ha debatido durante mucho tiempo en el ámbito internacional, y la mayoría de los agentes internacionales se oponen a los planes de anexión de Israel.

Pero en virtud de un acuerdo que ha llevado a la formación del actual gobierno israelí, el proceso de votación sobre la anexión podría comenzar ya el 1 de julio.

“La medida unilateral que se votará a principios del próximo mes corre el riesgo de acabar con cualquier esperanza de un acuerdo de paz negociado entre el gobierno israelí y la Autoridad Palestina”, advirtió la AEM en su declaración.

El Secretario General de la AEM, el Obispo Efraim Tendero, un líder evangélico de Filipinas, subrayó en una declaración que la AEM tiene miembros “que representan a ambos pueblos”.

“Buscamos y rezamos por la paz y el florecimiento no sólo de nuestros hermanos y hermanas en Cristo en Israel y Palestina, sino de todos los que viven en Tierra Santa”, dijo Tendero.

Tendero pidió “un compromiso renovado en las negociaciones donde ambas partes respeten la existencia del otro y las necesidades de ambos pueblos”. Tendero también pidió un enfoque que se abstenga de la discriminación y la violencia y “trabajar de buena fe hacia soluciones que traigan una paz duradera”.

“Aunque los evangélicos de todo el mundo tienen opiniones muy variadas sobre las numerosas y complejas cuestiones de la Tierra Santa, no cabe duda de que los planes de anexión propuestos son perjudiciales tanto para los israelíes como para los palestinos, por lo que nos oponemos claramente a dichos planes”, dijo Tendero.

En enero, el Presidente Donald Trump presentó lo que llamó “el acuerdo del siglo” con Isreal que incluye la anexión de partes de la Ribera Occidental.

El acuerdo se ha venido desarrollando desde 2017 e incluye 50 páginas de las ideas de la administración Trump sobre cómo resolver las disputas fronterizas de Israel.

El plan buscaba la soberanía israelí sobre Jerusalén y daría a los palestinos el control sobre algunos barrios en las afueras de Jerusalén y alrededor del 70% al 80% de control de la Ribera Occidental, informó The Wall Street Journal en su momento.

Netanyahu prometió que Israel se anexionaría gran parte del Valle del Jordán, rodeando un futuro estado palestino. Los funcionarios de la administración Trump dijeron que el plan no requeriría que los palestinos o los israelíes dejaran sus hogares.

Trump calificó el acuerdo como “una oportunidad histórica para que los palestinos logren finalmente un estado independiente propio”.

El plan de Trump fue alabado por los líderes evangélicos conservadores. Mike Evans, un autor sionista cristiano que ha asesorado informalmente a la administración de Trump, ha apoyado el “plan de soberanía”.

Evans, el fundador del Museo de los Amigos de Sión en Jerusalén, dijo a i24News en una entrevista que “todos los logros” en Israel en los últimos tres años y medio han sucedido gracias al apoyo de los evangélicos en los Estados Unidos.

“Hay tres cuartos de mil millones de evangélicos que creen que esta es la tierra de la Biblia, y que la Biblia no es ilegal”, dijo Evans.

Evans también rechazó la idea de que los planes de Israel en Cisjordania son “planes de anexión”.

“Hay dos temas que la gente está tratando de unir. Están tratando de vincular el tema de la soberanía con el plan de paz. No se puede”, dijo. “No se puede unirlos”.

“Nosotros los evangélicos queremos que el presidente salga fuerte y diga: ‘La Biblia no es ilegal’ y esta es la tierra de la Biblia”, continuó Evans. “No es una gran sorpresa para la gente cómo nos sentimos. Nos sentimos muy fuertes por eso”.

La Embajada Cristiana Internacional de Jerusalén, una organización sionista, dijo en una declaración a principios de este mes que el término “anexión” es “un nombre equivocado”.

“Comúnmente denota la toma por la fuerza del territorio de otro. Pero aquí, Israel ya tenía un derecho histórico legítimo y una reclamación a Judea/Samaria incluso antes de que tomara posesión de estas zonas en un acto de autodefensa en 1967”, dice la declaración. “La cuestión que enfrenta ahora Israel es si afirmar plenamente su título soberano sobre algunos de estos territorios simplemente ampliando sus leyes allí”.

La Associated Press informó que los ayudantes de Whtie House no han podido decidir si apoyar los planes de Israel.

El miércoles, el Secretario de Estado Mike Pompeo criticó a la Autoridad Palestina por no participar en el proceso de negociación.

“Simplemente han rechazado esto de plano. Simplemente les hemos pedido que vengan a la mesa de negociaciones en base a lo que se ha esbozado en la Visión para la Paz, y han decidido no hacerlo”, dijo Pompeo a los periodistas. “Han elegido amenazar, fanfarronear, afirmar que van a negar la capacidad de hacer la seguridad – eso no es bueno para el pueblo palestino. Es peligroso para la gente que vive en esos lugares también.”

Fuente: Christian Post