(Internacional) Los ataques aéreos turcos desplazan de nuevo a los cristianos iraquíes

Durante el fin de semana, la Fuerza Aérea Turca continuó bombardeando el noroeste de Irak, desplazando a muchos y matando hasta cinco civiles.

Turquía afirma que algunos miembros del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) tienen su base en esta zona y que ellos eran el objetivo. Sin embargo, varias de las aldeas afectadas también albergan comunidades cristianas.

Cientos de familias cristianas que huyeron de Mosul y de las Llanuras de Nínive durante los ataques de ISIS en 2014 viven ahora en Zakho, una de las zonas objetivo de las incursiones de Turquía.

Muchos de estos cristianos han sido desplazados una vez más. El Patriarca caldeo Sako, nacido en Zakho, expresó su preocupación por la imposición de Erdogan en tierras iraquíes, señalando que Irak no puede enfrentar una guerra con Turquía en este momento.

Bagdad pidió a Erdogan que pusiera fin a los ataques, pero Erdogan insiste en que lucharán contra el PKK dondequiera que estén.

El Observatorio Asirio de Derechos Humanos se pronunció en contra de los ataques, pidiendo la protección de estos civiles iraquíes y condenando las operaciones irresponsables de Turquía.

Estos ataques confirman el crecimiento exponencial del activismo geopolítico-militar de Turquía y deberían suscitar preocupación en la comunidad internacional.

Fuente: Persecution