(Internacional) Los protestantes tienen el doble de probabilidades que los evangélicos de tener adolescentes sin afiliación religiosa: Pew

Los padres protestantes tienen el doble de probabilidades de tener hijos adolescentes sin afiliación religiosa que los padres evangélicos, según un nuevo informe del Centro de Investigación Pew.

En un informe publicado el jueves, Pew encontró que el 80% de los evangélicos encuestados tenían un hijo adolescente que compartía su identificación religiosa; el 81% de los católicos encuestados reportaron lo mismo.

Sin embargo, los encuestados protestantes que tenían un hijo adolescente que se identificaba como protestante era el 55%, mucho más bajo que las muestras evangélicas y católicas.

Además, entre los tres grupos cristianos, los protestantes tenían el porcentaje más alto de adolescentes que se identificaron como no afiliados, con el 24%.

Los evangélicos tenían el porcentaje más bajo de niños adolescentes no afiliados, con un 12%, mientras que el 15% de los católicos tenían un niño adolescente no afiliado a ninguna religión.

Entre los padres religiosos no afiliados encuestados, el 86% de ellos tenía un hijo adolescente que también era no afiliado, mientras que el 10% tenía adolescentes que se identificaban con una de las categorías cristianas.

Cuando se trata de prácticas religiosas con la familia, los adolescentes evangélicos eran más propensos a participar en tales prácticas en comparación con los protestantes y católicos. El 88% de los adolescentes evangélicos dijeron que hablan de religión con su familia, mientras que el 60% de los protestantes y el 66% de los católicos dijeron lo mismo. El 80% de los adolescentes evangélicos, el 51% de los protestantes y el 42% de los católicos dijeron que dan las gracias antes de las comidas. Más de la mitad (53%) de los adolescentes evangélicos dijeron que leen las escrituras religiosas, mientras que sólo el 18% de los adolescentes católicos y protestantes dijeron lo mismo.

Otros hallazgos muestran que los adolescentes tenían las mismas probabilidades de asistir a los servicios de culto que sus padres, con el 44% de los adolescentes y el 43% de los padres diciendo que asistían a los servicios de culto al menos una vez al mes.

A pesar de que la asistencia es similar, Pew también informó que “normalmente son los adolescentes los que son menos religiosos que los padres”.

“Por ejemplo, muchos menos adolescentes (24%) que los padres (43%) dicen que la religión es muy importante en sus vidas”, explicó Pew, añadiendo que “es mucho más probable que los padres sobreestimen la importancia de la religión para su adolescente que la subestimen”.

En general, cerca de la mitad (48%) de todos los adolescentes encuestados dijeron que tienen “las mismas” creencias religiosas que sus padres. Entre los adolescentes que dijeron compartir “algunas de las mismas” creencias o tener creencias “bastante diferentes” a las de sus padres, el 34% dijo que sus padres no saben que tienen creencias religiosas diferentes; el 17% dijo que esta diferencia causa por lo menos algún conflicto en su hogar, señaló Pew.

Pew obtuvo sus datos de una encuesta a 1.811 adolescentes de 13 a 17 años realizada entre el 29 de marzo y el 14 de abril de 2019, en la que se les entrevistó junto con uno de sus padres o su tutor legal, con un margen de error de más o menos 3,1 puntos porcentuales.

En el informe se señalaba que la encuesta se había realizado mucho antes de que comenzara la pandemia del COVID-19 y, por lo tanto, no tenía en cuenta las restricciones actuales en materia de culto en persona.

Si bien Pew contaba entre los encuestados con protestantes no cristianos y negros, llegó a la conclusión de que el número de cada categoría no era lo suficientemente grande como para sacar conclusiones sobre esos grupos específicos.

En los últimos años se ha hecho mucho acerca de la disminución de las denominaciones liberales de línea principal, especialmente la Iglesia Episcopal, la Iglesia Presbiteriana (Estados Unidos) y la Iglesia Evangélica Luterana en América.

El declive ha sido una mezcla de factores, entre los que se incluyen el envejecimiento demográfico, las menores tasas de natalidad y el hecho de que muchos miembros conservadores hayan abandonado las posturas teológicas cada vez más liberales que se estaban adoptando.

En febrero, el Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal escuchó un informe en el que se concluía que su denominación dejará de existir efectivamente en los próximos 50 años al ritmo actual de declive.

Kristine Stache, presidenta interina de la Iglesia Evangélica Luterana en América, afiliada al Seminario Teológico de Wartburg, dijo al Consejo que la denominación no tendrá asistencia dominical en 30 años y ningún miembro bautizado en 47 años.

El mes pasado, el reverendo J. Herbert Nelson II, secretario de la Asamblea General de la PCUSA, advirtió que la denominación podría tener que dejar de celebrar una reunión masiva para su asamblea general bienal debido a las pérdidas de miembros y a cuestiones financieras.

Nelson explicó en un vídeo que la denominación “no puede continuar” celebrando “la gran carpa de la Asamblea General” en la que “tenemos gente de todas partes que viene y pasa seis, siete, ocho días en una asamblea general y la utiliza en una gran arena”.

“Eso está sucediendo, básicamente, porque estamos en un lugar financieramente con el agotamiento de la población per cápita como está y todo el sistema está tenso con respecto a las consecuencias en la denominación con la pérdida de miembros que en realidad vino de la gente que se fue”, dijo Nelson.

Fuente: Christian Post