(Internacional)Comisionado de Libertad Religiosa: China ‘Persigue a más gente… que cualquier otro país del mundo’.

La China comunista persigue a más personas, con más trasfondos religiosos, que cualquier otro país del mundo, dijo el martes un miembro de la Comisión de EE.UU. para la Libertad Religiosa Internacional.

Hablando durante la publicación virtual del informe anual del organismo de control independiente, uno de los nueve comisionados, Gary Bauer, dijo que la USCIRF estaba recomendando que el gobierno de EE.UU. “identifique por su nombre a los individuos de la China comunista que son particularmente responsables de la persecución”, con el fin de congelar sus activos y evitar que entren en los Estados Unidos.

Bauer, presidente del think tank American Values, dijo que China “ha declarado literalmente la guerra a todas las religiones”, citando a musulmanes uigures, cristianos, budistas tibetanos y seguidores de Falun Gong, entre otros.

“El gobierno chino deja absolutamente claro que cree que los ciudadanos chinos no pueden, no deben tener ninguna lealtad superior a su lealtad y compromiso con el Partido Comunista Chino – por lo que China se está convirtiendo en un problema tan global”, dijo.

“Este es un país que persigue a más gente, más religiones diferentes, que cualquier otro país del mundo.” Bauer dijo que Pekín estaba además “intentando exportar su modelo por todo el mundo”. “Están utilizando su influencia en los organismos internacionales para intimidar a otros países a fin de que no se pronuncien sobre sus libertades religiosas y los abusos de los derechos humanos”, dijo.

El informe anual de la USCIRF explica en detalle esa actividad, diciendo que el gobierno chino “supuestamente utilizó su influencia económica y diplomática para disuadir a algunos gobiernos de criticar su historial” en materia de libertad religiosa.

Señaló que la Organización de Cooperación Islámica (OCI), que supuestamente representa los intereses de los musulmanes del mundo, aprobó una resolución en marzo del año pasado en la que se elogiaba a China por “proporcionar atención a sus ciudadanos musulmanes”.

En un momento en que el mundo está luchando con una pandemia que surgió por primera vez en China, Bauer señaló que ese país “está en las noticias por muchas otras razones que no son de la competencia de la comisión”.

“Pero cuando se tiene un país que persigue tan abrumadoramente como este, basándose en la religión, se puede esperar que sea un mal actor en muchas otras cosas que preocupan a la comunidad mundial”, dijo.

Se alega que China mantiene a más de un millón de uigures musulmanes minoritarios en campos de reeducación en la provincia de Xinjiang.

El informe de la USCIRF recomienda que el gobierno de Estados Unidos sancione a los funcionarios chinos responsables de graves violaciones de la libertad religiosa, nombrando al secretario del PCCh en Xinjiang, Chen Quanguo, y al ex jefe de la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos, Zhu Hailun.

Dice que los Estados Unidos también deben expresar públicamente su preocupación por el hecho de que Pekín sea la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, “y declarar que los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos no asistirán a los juegos si continúa la represión del gobierno chino sobre la libertad religiosa”.

Y la comisión pide al gobierno que “intensifique los esfuerzos para contrarrestar las operaciones de influencia del gobierno chino en los Estados Unidos que están diseñadas para suprimir la información o la defensa en respuesta a las violaciones de la libertad religiosa en China”.

Recomendaciones de la lista negra

China es uno de los nueve países designados por el Departamento de Estado como “países de especial preocupación” (CPC) por las atroces y sistemáticas violaciones de la libertad de religión. Los otros ocho son Birmania, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Pakistán, Arabia Saudita, Tayikistán y Turkmenistán.

La USCIRF recomendó que esos ocho países permanecieran en la lista negra de los CPC y que el Departamento de Estado añadiera también otros cinco: India, Nigeria, Rusia, Siria y Viet Nam.

También recomendó que el Departamento de Estado incluyera 15 países en una Lista de Vigilancia Especial (SWL) de segundo nivel, para los países que son problemáticos pero que no cumplen los criterios estatutarios para la designación del CPC.

Los 15 son Afganistán, Argelia, Azerbaiyán, Bahrein, República Centroafricana, Cuba, Egipto, Indonesia, Iraq, Kazajstán, Malasia, Nicaragua, Turquía y Uzbekistán. (Cuatro de esos países, Cuba, Nicaragua, Sudán y Uzbekistán, ya figuran en la lista de países menos adelantados).

La comisión está integrada por nueve comisionados no remunerados, nombrados por los dirigentes políticos sobre una base bipartidista. Las decisiones sobre las recomendaciones para las designaciones de la CPC o la SWL se adoptan por mayoría de votos, y a los comisionados que no estén de acuerdo se les puede dejar constancia de sus opiniones individuales.

Es la primera vez que la comisión hace una recomendación al CPC para la India desde 2004, y la decisión no fue apoyada unánimemente, ya que Bauer y otros dos comisionados, Tenzin Dore y Johnnie Moore, discreparon de la decisión.

Nadine Maenza, una de las dos vicepresidentas de la comisión, dijo que la India bajo el gobierno nacionalista hindú del BJP representó “quizás el más pronunciado y alarmante deterioro de las condiciones de libertad religiosa” el año pasado.

Citó la aprobación a finales del año pasado de la Ley de Enmienda de la Ciudadanía (CAA), una ley que proporciona una vía para obtener la ciudadanía a las minorías religiosas que han huido de la persecución en el Pakistán, el Afganistán y Bangladesh, pero limita la elegibilidad a los no musulmanes.

“Esto expone potencialmente a millones de musulmanes a la detención, deportación y apatridia cuando el gobierno complete su planeado Registro Nacional de Ciudadanos a nivel nacional”, dijo Maenza. “Además, el gobierno nacional y varios gobiernos estatales han tolerado el acoso y la violencia generalizados contra las minorías religiosas”.

Reaccionando al informe y a las recomendaciones, Arielle Del Turco, subdirectora del Centro de Libertad Religiosa del Consejo de Investigación Familiar, acogió con beneplácito la recomendación sobre la India.

“Los líderes indios están seguros de luchar contra esta acusación, pero a menudo han sido los que han incitado a la violencia contra las minorías religiosas o han hecho la vista gorda cuando ésta se produce”, dijo.

Fuente: CNS News