(Irán) 3 hombres cristianos que se enfrentan a 35 años de prisión huyen de Irán

Tres cristianos iraníes convertidos, que se enfrentaban a un total de 35 años de prisión por su fe, han huido del país después de que un tribunal rechazara su apelación, según un grupo de vigilancia de la persecución cristiana.

Los tres conversos, identificados como Kvian Fallah-Mohammadi, Hadi Asgari y Amin Afshar-Naderi, fueron acusados debido a su conexión con la celebración de la Navidad de diciembre de 2014 y se enfrentaban a un total de 35 años de prisión, según la organización estadounidense International Christian Concern.

Los tres hombres huyeron del país islámico sólo semanas después de que otros dos cristianos – un pastor y su esposa – fueron obligados a huir después de que sus apelaciones fueran rechazadas, informó la ICC, señalando que “la huida de cinco cristianos en el espacio de unas pocas semanas es digna de mención, especialmente porque sus casos fueron unos de los más publicitados entre la comunidad cristiana perseguida de Irán”.

Estos cinco casos estaban todos interconectados y se remontan a la misma celebración de Navidad en 2014.

“Existe la sensación de que Irán quiere obligar a los cristianos a salir del país, pero irse es un proceso increíblemente doloroso y difícil”, dijo ICC. “La iglesia está en una importante encrucijada, incluso cuando la persecución en Irán aumenta”.

El mes pasado, la organización iraní de vigilancia de los derechos humanos Artículo 18 informó que el pastor Victor Bet-Tamraz y su esposa, Shamiram Isavi, huyeron de Irán en lugar de entregarse para enfrentar un total de 15 años de prisión.

Sus apelaciones de sentencias de prisión, relacionadas con su participación en una iglesia casera y el evangelismo, también fueron denegadas.

La hija de la pareja, Dabrina Bet Tamraz, que se reunió con el Presidente Donald Trump el año pasado para abogar por los miembros de su familia, confirmó que sus padres habían abandonado el Irán. Aunque no pudo revelar su ubicación, aseguró al artículo 18 que están “seguros y bien”.

Dabrina Bet Tamraz, que abandonó el Irán a principios de la década de 2010, dijo que sus padres, que están a mediados de los 60, planean seguir librando su batalla legal contra las autoridades iraníes. Sus padres, añadió, están decididos a regresar a su país de origen si el tribunal iraní anula sus sentencias.

Los cargos contra la pareja han sido condenados por activistas de derechos humanos, así como por el vicepresidente Mike Pence.

El hijo de la pareja, Ramiel, fue liberado de prisión a principios de este año después de ser condenado a cuatro meses por participar en iglesias caseras.

“En 2009, las autoridades iraníes cerraron la iglesia del pastor Victor Bet-Tamraz. Pero en lugar de huir del país, continuó compartiendo las Buenas Nuevas”, dijo Pence durante un discurso en la Conferencia Ministerial del Departamento de Estado de EE.UU. para el Avance de la Libertad Religiosa en 2019. “El pastor Bet Tamraz y su familia son una inspiración para las personas amantes de la libertad en todo el mundo”.

En Irán, es ilegal que los cristianos compartan el Evangelio con los musulmanes. Open Doors USA, una organización mundial de vigilancia de la persecución, clasifica a Irán en su Lista de Vigilancia Mundial anual como el noveno peor país en lo que se refiere a la persecución de los cristianos.

Esta clasificación se debe a que varias iglesias caseras fueron allanadas durante el período de reporte de la Lista de Vigilancia Mundial, del 1 de noviembre de 2018 al 31 de octubre de 2019. Durante ese período, Open Doors reporta que al menos 169 cristianos fueron arrestados en Irán.

Fuente: Christian Post