(Israel) Un tribunal israelí rechaza la petición de la Iglesia Griega Ortodoxa de bloquear la venta de propiedades en Jerusalén

Un tribunal israelí en Jerusalén ha rechazado una petición del Patriarcado Ortodoxo Griego para cancelar la venta de tres propiedades en la Ciudad Vieja a la organización de colonos Ateret Cohanim.

Los tres activos son de gran importancia debido a su ubicación estratégica tanto en el barrio cristiano como en el musulmán de la Ciudad Vieja, que se encuentra en la Jerusalén Oriental ocupada.

En junio de 2019, el Tribunal Supremo de Israel aprobó la compra de las tres propiedades, poniendo fin a 14 años de una batalla legal entre Ateret Cohanim y el Patriarcado Ortodoxo Griego.

En 2004, Ateret Cohanim, que trata de crear una mayoría judía en la Ciudad Vieja de Jerusalén Oriental, compró los arrendamientos de las propiedades a través de tres empresas privadas extranjeras.

Ateret Cohanim había localizado las propiedades y negoció el precio con el jefe de la Iglesia Ortodoxa Griega de Jerusalén, el Patriarca Irenaios, que ya no está en funciones.

Las propiedades incluyen dos famosos hoteles, el Petra y el Imperial, situados junto a la Puerta de Jaffa. El Hotel Petra, un edificio de cuatro plantas, fue arrendado a Berisford Investments por 500.000 dólares durante 99 años, con la opción de que se duplicara en ese tiempo.

Richards Marketing Corporation compró un contrato de arrendamiento similar para el Hotel Imperial de dos pisos y la tienda de abajo por 1,25 millones de dólares.

Mientras tanto, Gallow Global Limited compró un contrato de arrendamiento de una propiedad conocida como Beit al-Moadamyeh en el barrio musulmán de Bab Huta por 55.000 dólares.

La revelación de la operación en 2005 por el periódico israelí Maariv sumió al Patriarcado Ortodoxo Griego en un escándalo y provocó protestas entre la comunidad palestina de la secta.

Los acuerdos han indignado a los cristianos palestinos.

El patriarcado rechazó el fallo judicial de 2019 y argumentó que las ventas eran corruptas y que Ateret Cohanim sobornó a Nicholas Papadimas, el jefe de los asuntos financieros de la iglesia en la ciudad.

Papadimas, que había estado basado en Jerusalén, se fue sin avisar en 2005 después de que los tratos salieran a la luz. Reapareció en 2013 cuando fue aprehendido en el aeropuerto de Atenas con una orden de detención internacional.

El Patriarcado Ortodoxo Griego dijo en una declaración después del fallo del Tribunal de Distrito de Jerusalén el miércoles que recibió la decisión con “sorpresa”.

“Creemos que el tribunal se equivocó en su decisión y tiene la intención de lanzar una apelación en la Corte Suprema”, dijo la declaración.

La Ciudad Vieja de Jerusalén fue ocupada por Israel en 1967. Los asentamientos israelíes en Jerusalén Oriental, que los palestinos ven como la capital de un futuro estado, es ilegal según el derecho internacional.

Fuente: Middle East Eye