(Italia) Roma está sanitizando cientos de Iglesias en preparación para reanudar las Misas públicas

Las misas públicas se reanudarán en Italia el lunes 18 de mayo, después de más de dos meses de encierro. Antes de eso, sin embargo, se está llevando a cabo una completa desinfección de todas las iglesias de Roma.

Los limpiadores, vestidos con máscaras, guantes y trajes de protección, trabajaron junto a los soldados y sacerdotes para conseguir que los sacerdotes esterilizaran las parroquias.

“Estamos empezando a desinfectar dentro de las 337 parroquias de Roma a petición del Vicariato de Roma”, dijo Virginia Raggi, la alcaldesa de Roma.

Dentro y fuera de las iglesias, el desinfectante es rociado como parte de los requerimientos antes de que las misas puedan ser reanudadas.

“Tenemos 80 equipos y de ellos, nueve están trabajando en Roma”, explicó el General Domenico Ciotto. “Todos están especializados en la recuperación del medio ambiente.”

Cada superficie se rocía con productos hechos de cloro, alcohol o peróxido de hidrógeno. Una vez secos, los asientos se bloquean con señales, para asegurar la distancia de tres pies requerida para las celebraciones litúrgicas.

“Nuestra desinfección y limpieza diaria consiste en limpiar los bancos, el altar y cualquier área que la gente toque con las manos”, explicó Katia del Servicio de Limpieza de De Simone Pietro.

El Vaticano también se está preparando para el día de reapertura del 18 de mayo, limpiando el interior de la basílica y colocando cinta amarilla donde los peregrinos deben estar de pie antes de entrar en San Pedro.

Una prioridad máxima es mantener a los ancianos a salvo del coronavirus. El grupo de mayor riesgo representa una gran parte de muchas congregaciones italianas.

Un estudio realizado en 2018 en el país mostró que 2,5 millones de italianos de 75 años o más asistían a la misa semanal, convirtiéndolos en el grupo de edad más grande que iba a la Iglesia.

Se requiere desinfectante de manos en la puerta, distanciamiento, máscaras y guantes para todos los que entran a una iglesia. Es la única forma en que el gobierno italiano acordó con los obispos abrir las iglesias de nuevo.

Fuente: Net