(Jordania) Príncipe Hassan Bin Talal: la Encíclica “Hermanos todos” señala el camino correcto también para Oriente Medio

En nuestro tiempo, especialmente en Oriente Medio, cuna de las tres religiones abrahámicas, es necesaria una nueva “Carta Social” que apoye a los vulnerables y señale el camino de la solidaridad universal para todos. “Hermanos todos”, la Encíclica firmada por el Papa Francisco el 3 de octubre en Asís, frente a la tumba de San Francisco, está a la altura de esta urgencia vital para los pueblos de Oriente Medio y para toda la humanidad, reconociendo la hermandad que une a todos los hombres creados por un solo Dios, y que indica este reconocimiento como la base de nuevas relaciones sociales.

Así lo ha escrito el príncipe jordano Hassan Bin Talal, en un largo comentario sobre la última encíclica papal publicado en Arab, un periódico en árabe publicado en Londres. Este alto miembro de la casa real hachemita, tío del rey Abdallah II de Jordania, siempre ha estado involucrado en el diálogo islámico-cristiano, también en calidad de presidente del Real Instituto de Estudios Interreligiosos de Ammán.

En su ensayo, Hassan Bin Talal recuerda que “Hermanos todos” nació a raíz del documento sobre la “Fraternidad humana” firmado en 2018 en Abu Dhabi por el propio Papa Francisco y por el Jeque Ahmed al-Tayyeb, Gran Imán de al Azhar. En el nuevo documento – observa el Príncipe de Jordania – el Papa pide a todos que reconozcan que Dios creó a todas las personas y las hizo iguales en derechos, deberes y dignidad humana”. El vínculo de hermandad que une a todos los hombres es el verdadero antídoto contra cualquier forma de agresión y cualquier deseo de oprimir a quienes pertenecen a otros grupos sociales o religiosos. Al respecto, Hassan Bin Talal cita el encuentro entre San Francisco y el Sultán Malik al Kamil que tuvo lugar en 1219 en la ciudad egipcia de Damietta.

El príncipe jordano subraya que el llamamiento a la fraternidad contenido en la encíclica papal no se reduce a una vaga retórica sentimentalista, sino que indica formas de participación efectiva en el apoyo a los pobres, los enfermos y los discapacitados. El mundo fue creado para todos”, escribe el Príncipe, “y todos los seres humanos nacimos en esta tierra con la misma dignidad”. Hassan Bin Talal agrega que el mismo deseo de vivir en paz y armonía con todos los hombres se expresa en muchos ‘Hadith’ del profeta Mahoma, como en el que se dice que ‘el creyente es el espejo del creyente’.

Esta aspiración – comenta el Príncipe de Jordania- abraza las diferencias y no pretende aplanarlas en una uniformidad indistinta: “Todos fuimos creados a partir de Adán, y hemos recibido llamamientos para aceptarnos como hermanos, como una campaña de mensajes celestiales que exigen respeto por el individuo y sitúan este respeto como base de las relaciones sociales”. Un hecho que se ha mostrado aún más por la pandemia de Covid-19, que “ha arrasado el mundo entero, naciones fuertes y naciones frágiles, mostrando más allá de toda duda razonable, que solo la fraternidad humana y la amistad social pueden representar una base sólida para hacer frente a las amenazas que se ciernen sobre toda la raza humana”.

Fuente: Religión Digital