(Laos) El gobierno de Laos toma medidas para proteger a los cristianos

Se ha informado de que funcionarios del gobierno central comunista de Laos están trabajando con grupos cristianos para garantizar que los funcionarios locales de las zonas rurales intensifiquen sus esfuerzos para proteger a los cristianos del acoso continuo.

En toda la nación comunista sin litoral, de 7 millones de habitantes, los cristianos, que representan menos del 2% de la población y de los cuales se cree que la mitad son católicos, siguen enfrentándose a diversas formas de discriminación, especialmente en las zonas rurales remotas.

Como resultado, muchos cristianos se han visto obligados a practicar su fe a puerta cerrada por temor a que otros aldeanos los rechacen o incluso los obliguen a irse.

Sin embargo, según se informa, los miembros de la iglesia están trabajando junto con el Ministerio del Interior y el Frente Lao de Construcción Nacional para informar a los funcionarios de la Ley sobre la Iglesia Evangélica, una nueva ley que se aprobó en diciembre pasado y que permite a los cristianos celebrar servicios y predicar su fe sin ser molestados.

Según la ley, las iglesias deben obedecer todas las leyes, normas y reglamentos del país, pero se garantiza a sus miembros un cierto grado de libertad en la práctica de su fe.

Sin embargo, a pesar de la legislación recientemente aprobada, muchos funcionarios de las zonas rurales siguen tratando a los cristianos como ciudadanos de segunda clase, según varias organizaciones cristianas laosianas.

Muchos laosianos, que son predominantemente budistas, consideran a los cristianos como ciudadanos de quinta categoría que practican una religión “extranjera” importada al país por misioneros extranjeros de Europa y los Estados Unidos en los decenios pasados.

Durante decenios, la propaganda del gobierno presentó al cristianismo como un instrumento del imperialismo occidental en el país, que fue una vez una colonia francesa y se convirtió en un campo de batalla durante la guerra de Viet Nam. Muchos cristianos pertenecen a la minoría étnica Hmong cuyos miembros se pusieron del lado de los Estados Unidos contra los comunistas durante la guerra.

Los cristianos del entorno más cosmopolita de la capital Vientiane y de otras ciudades más grandes pueden practicar su fe libremente, pero no es así en muchas comunidades rurales donde los funcionarios suelen actuar contra los cristianos con relativa impunidad.

En marzo, un pastor cristiano fue detenido por los funcionarios por realizar actividades religiosas en una aldea de la provincia de Savannakhet, pero no se dio ninguna explicación oficial sobre el delito que el clérigo supuestamente había cometido.

“[Los cristianos] que viven en las zonas rurales [son] considerados ‘malos elementos’ por otros residentes y por las autoridades de la aldea. Muchos cristianos [han sido] abusados, reeducados, desalojados de sus aldeas, arrestados y encarcelados – principalmente porque las autoridades locales no entendían a los cristianos”, dijo un miembro de la iglesia que participa en la iniciativa educativa patrocinada por el gobierno a Radio Free Asia la semana pasada.

“Ahora esperamos que estas reuniones mejoren el entendimiento entre las autoridades y los cristianos”, dijo, refiriéndose a los seminarios celebrados este mes en las provincias de Bokeo, Bolikhamsai y Savannakhet, con reuniones similares previstas para otras partes del país.

“En la reunión [en nuestra comunidad] explicamos la ley a los representantes de las autoridades locales, y estos representantes transmitirán la información a otros funcionarios, incluidas las autoridades de las aldeas”, dijo un clérigo de la provincia de Bolikhamsai, cerca de Vientiane.

“Antes teníamos muchos problemas. Pero ahora las cosas empezarán a mejorar porque las autoridades locales y el público en general de todo el mundo están siendo informados de la ley”, se citó a otro cristiano local.

Algunos funcionarios del partido comunista han dicho asimismo que si la nueva ley se da a conocer más ampliamente en el campo, los cristianos podrían afrontar menos acoso.

“Una vez que se entienda [el contenido de la ley], habrá menos maltrato a los cristianos porque, como cualquier otra ley, tendrá que ser respetada”, dijo a Radio Free Asia un funcionario responsable de los asuntos religiosos en la provincia de Savannakhet.

Fuente: UCA News