(México) Clausura del Congreso Virtual. Libertad religiosa, herramienta para la paz social: Patricia Durán

Con la participación de especialistas que durante julio expusieron sus propuestas para el fortalecimiento del tejido social, hoy concluyó el primer congreso virtual “La importancia de la libertad religiosa en la cultura democrática para la construcción de la paz”, del cual el Municipio de Naucalpan fue sede.

Organizado por el Consejo Interreligioso del Estado de México y el Gobierno de Naucalpan, el encuentro convocó a 3 mil 700 personas durante las cuatro semanas que duró, con ponencias los martes y jueves.

“La libertad religiosa es un derecho, nuestras sociedades nos exigen impulsar e incluir esa libertad religiosa como herramienta para construir la paz social, a partir del respeto a nuestras diferencias doctrinales y colaboración con nuestras coincidencias.

“Estoy segura de que a partir de foros como éste, en los que se abordan temas como el respeto, la libertad, la fe, la inclusión, la ética y la cultura democrática, teniendo siempre como centro a la familia, caminaremos con paso firme a la construcción de la paz social”, aseguró la presidenta municipal, Patricia Durán Reveles.

El vicepresidente del Consejo Interreligioso del Estado de México, pastor Cirilo Cruz Lázaro, hizo un recuento de las ocho ponencias realizadas en las cuatro semanas del congreso y aseguró que el evento sienta las bases para desarrollar el respeto y la tolerancia en el ejercicio de la libertad religiosa.

“Salgamos hoy con nuevos propósitos para hacer de nuestro país un hogar donde todas las expresiones religiosas habiten en una saludable interacción, es primordial recordar la importancia del respeto entre las asociaciones religiosas para la construcción de la paz”, dijo Cruz Lázaro.

Por su parte, el presidente del Consejo, el pastor Reynaldo Rodríguez Martínez, resaltó el trabajo conjunto de la ciudadanía, representantes religiosos y funcionarios públicos, para la realización de este congreso virtual y destacó el compromiso del Gobierno Municipal en abrir espacios de diálogo para la construcción de una cultura democrática.

En su participación, monseñor Daniel Alberto Medina Pech, secretario del Consejo, habló del diálogo social a favor de la familia, la vida y la libertad religiosa, en el marco de la pandemia por COVID-19, y aseguró que el simposio detonó un proceso de renovación y fortalecimiento.

“El ambiente de colaboración amistosa que ha hecho posible este congreso suscita esperanza en que las cosas pueden ser diferentes y mejores para el bienestar de todos en el Estado de México”, declaró.

Por su parte, Alejandro Ozuna Rivero, Secretario General del Gobierno del Estado de México, cerró la ronda de intervenciones con un agradecimiento a todos los representantes religiosos y funcionarios del Gobierno Municipal que hacen posible un Gobierno democrático, a través de la cooperación de todos los actores sociales.

“Es un honor estar en representación de Alfredo del Mazo Maza, Gobernador del Estado de México.

“El pleno ejercicio de la libertad de pensamiento, de culto, o de creencia, no solo termina por fortalecer al Estado, sino que al reconocer la diversidad ideológica y proteger su existencia, se apuesta por promover la cohesión social”, aseveró Ozuna Rivero.

En la ceremonia de clausura también estuvo presente Mauricio Aguirre Lozano, Secretario de Gobierno de Naucalpan; Pedro Antonio Mena Alarcón, Jefe de la Unidad de Asuntos Religiosos del Estado de México; Francisco Javier Chavolla Ramos, Arzobispo de la Diócesis de Toluca; Rodrigo Iván Cortés, presidente del Frente Nacional por la Familia; Cristian Badillo Gutiérrez, Director General de la Fundación Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa; y la Cuarta Regidora, María Guadalupe Ángel Reyes.

Fuente: La Razón de México