(México) La vida humana inicia en el momento de la concepción: bioeticistas

La vida humana inicia en el momento de la concepción, aunque abunden las estrategias para deshumanizar al bebé por nacer. Incluso la ONU en su política de salud reproductiva lo llaman “producto o pedazo de tejido” para negar la dignidad del cigoto que cuenta con vida desde la concepción.

Afirmó la maestra en bioética y exconsejera de la CONAPRED, Maria de la luz Casas; en el segundo Congreso Virtual “¿Qué sucede con el aborto en México?”.

De igual manera, detalló que todos los mamíferos tienen un plan corporal desde el momento de la concepción. Lo que cambia la idea de que el cigoto sea una célula como cualquier otra.

“Desde las primeras 24 horas de la concepción hay un plan que funciona en ese individuo unicelular. El cigoto es un organismo celular que tiene determinadas características que lo hace un ser único con vida humana.

Sobre las muertes maternas, María de la Luz dijo que se aducen las causas de mortalidad materna y se inflan las cifras de la OMS.

Mostró las cifras del INEGI que en 2018 informó que las muertes maternas son el 8.6 %, de embarazos terminados en aborto. Y que el aborto provocado ocupa el doceavo lugar en la mortalidad materna. No la primera como afirman los grupos que buscan la despenalización de ése delito.

“Según el Instituto Guttmacher el 98% de los abortos son por control natal y sólo 2% por violación o peligro de muerte de la madre”.

Añadió que en México se ha podido tener la objeción de conciencia para el personal de salud y debemos defenderlo. Se debe difundir la verdad, ser congruentes con los valores que defienden la vida humana, expresó.

Invitó a apoyar a las madres con embarazos en situaciones vulnerables o por pobreza; se debe promover la responsabilidad del padre y desestigmatizar la adopción, comentó María de la luz Casas.

La despenalización del aborto no disminuye las cifras ni lo hace seguro.

Enrique Mendoza Carrera, docente investigador de la UNAM y presidente de la Academia Nacional Mexicana de bioética 2016-2018, señaló en su ponencia; que la despenalización del aborto no disminuye sus riesgos.

Lejos de reducir las cifras con la despenalización del aborto, se aumentaron y por ende la mortalidad desde 2007.

En otro aspecto, describió que el genoma del cigoto es igual al de las 500 billones de células de un adulto. En el genoma del cigoto está grabado la organización, características y desarrollo del nuevo ser, aseguró Mendoza Carrera.

El aborto como problema de salud pública

Manuel Madrazo, presidente del Centro de Bioética de la UPAEP y especialista en obstetricia, desmintió las cifras que posicionan al aborto como un problema de salud pública.

Las muertes maternas son por diferentes causas: las muertes por embarazo en 2016, fueron el 0.27%, el 9.3% fueron embarazos terminados en aborto y ese año murieron 76 mujeres.

Expresó que a pesar de todos los avances científicos; con datos y evidencia de la vida desde la concepción, hay personas que debaten estos argumentos sólo para discriminar al embrión.

También comentó que a partir de los 18 días; comienza a desarrollarse el cerebro y hacia la semana 23 el ser humano puede sobrevivir fuera del vientre materno con asistencia médica.

Por otro lado comentó que se habla del límite a partir de las 12 semanas, pues se corren más riesgos al realizar un legrado después de las 13 semanas, ya que pueden dejarse restos óseos del bebé.

Explicó a la mujer que “el bebe no es parte de su cuerpo, está en su cuerpo, pero no puede decidir por la vida de un ser humano independiente”.

Fuente: Siete24