(Myanmar) Controvertido pastor de Myanmar se enfrenta a tres años de cárcel

Un controvertido pastor cristiano de Myanmar se enfrenta a una pena de hasta tres años de prisión tras ser liberado de una cuarentena de 21 días en Yangon.

David Lah y otros tres fueron acusados de desafiar la prohibición de grandes reuniones impuesta para hacer frente a la pandemia de coronavirus el 13 de marzo.

En virtud de la Ley de gestión de desastres naturales de 2013, un desastre causado por un acto de negligencia o por una acción deliberada se castiga con una pena de prisión no superior a tres años y también puede ser objeto de una multa.

El pastor afirmó que los cristianos devotos eran inmunes al Covid-19 antes de contraer la enfermedad él mismo en abril.

Fue dado de alta del hospital el 7 de mayo después de que las pruebas dieran dos veces negativo, según los oficiales de salud.

Después de que los vecinos de Lah se opusieran a que fuera puesto en cuarentena en su casa, se le mantiene en un hotel en Yangon, el centro comercial del país.

La seguridad fue reforzada alrededor del hotel y la acción legal procederá cuando sea liberado del período de cuarentena, según los informes de los medios de comunicación que citan a un ministro de asuntos sociales de Yangon.

“No es cierto que Lah haya abandonado el hotel ya que lo estamos vigilando de cerca mediante el refuerzo de la seguridad. Procederemos con la demanda contra él”, dijo el ministro.

La noticia se difundió en los medios sociales de que Lah está entre los ciudadanos canadienses que serán evacuados de Myanmar a finales de mayo.

En un video que se hizo viral a mediados de abril, Lah dijo a los adoradores que aquellos que están realmente centrados en Jesús no serán infectados por el Covid-19.

Lah, titular de un pasaporte canadiense, es una figura controvertida por sus opiniones polarizantes y ha sido ampliamente criticado por su retórica anti-LGBT e islamofóbica.

Al menos 71 personas en Yangon han sido vinculadas a los servicios de la iglesia de Lah en los municipios de Insein y Mayangone.

Los líderes cristianos de Myanmar han apelado a los ciudadanos del país de mayoría budista para que trabajen juntos para luchar contra el Covid-19 en unidad y amor mientras el sentimiento anticristiano surge en los medios sociales tras las actividades del pastor.

También han instado a la gente a no publicar y compartir noticias, fotos y vídeos falsos en Facebook que puedan ser ofensivos para la religión.

Unos 12 musulmanes de Mandalay, la segunda ciudad más grande de Myanmar, que se reunieron en una casa para rezar han sido encarcelados por tres meses cada uno por desafiar la prohibición de las reuniones públicas.

En la región de Tanintharyi, en el sur de Myanmar, las autoridades buscan asesoramiento jurídico de los tribunales para presentar una demanda contra los organizadores de un funeral de un monje budista que atrajo a más de 200 asistentes a principios de abril.

Myanmar ha comunicado 180 casos de Covid-19, incluidas seis muertes y 76 recuperaciones, según los últimos datos.

Fuente: UCA News