(Nicaragua) Los obispos nicaragüenses se pronuncian contra los ataques del régimen de Ortega a la libertad de expresión

En pocos días, varios miembros de la jerarquía católica de Nicaragua se han pronunciado en contra del gobierno del Presidente Daniel Ortega y su esposa, la Vicepresidenta Rosario Murillo, denunciándolos por atentar contra la libertad de prensa y calificar al gobierno de dictadura.

El régimen de Ortega está tratando de promulgar leyes que limitarían la libertad de expresión, tratarían a los sacerdotes misioneros y a los corresponsales extranjeros como “agentes extranjeros” y eliminarían los límites de las penas de prisión.

El obispo Abelardo Mata de Estelí atacó el miércoles los esfuerzos del gobierno.

“El vicepresidente destiló su veneno el lunes e insistió en que no van a permitir que ningún movimiento ponga en peligro su proyecto familiar”, dijo. “Esta noche, sólo puedo decirle a nuestro Padre Celestial que no nos abandone, que nos dé fuerza y determinación para poder salvar a nuestra nación. La perdimos en los años 80, por favor, no otra vez”.

Mata se refería a cuando Ortega encabezó el gobierno comunista sandinista en Nicaragua de 1979 a 1990.

El obispo es conocido por no andarse con rodeos, e incluso se ha convertido en el tema de un meme popular, donde se le llama Abelardo con las tapas Mata – siendo tapas una forma popular de decir “boca”, y Mata en español significa “mata” – convirtiéndose en “Abelardo con la boca asesina”.

Mata ha sido muy franco contra el gobierno de Ortega, después de que el ex presidente recuperara el poder en 2007.

El obispo también denunció el aumento de la violencia en el país, en particular el aumento de los delitos contra las mujeres.

Por último, Mata habló de la persecución que sufren los que se oponen al régimen de Ortega, incluidos los recientes asesinatos de tres activistas de la oposición. También condenó los ataques de las fuerzas de seguridad contra los medios de comunicación independientes.

“¿Con qué derecho quiere controlar la vida de todo un país, cuando él mismo es un presidente ilegítimo? Por lo tanto, todo lo que hace es ilegal. No tiene derecho a estar por encima de la Constitución. Él es el que está obligado a respetar la ley. Es el mismo Ortega quien ha violado la ley”, dijo el obispo.

“Estas leyes no tienen peso porque están viciadas por su origen, porque Ortega está en el poder de forma ilegítima”, continuó, antes de añadir que el gobierno “no puede quitar los derechos civiles y políticos, no puede estar por encima de lo que nuestra Constitución reconoce”.

El domingo, el obispo Rolando Álvarez de Matagalpa dijo que Nicaragua “está viviendo un momento muy delicado y complejo. Estamos apostando nuestro futuro, el futuro del país”.

Álvarez argumentó que el liderazgo político está provocando una fractura social aún mayor que la que ya existe en el país.

“Los responsables de las leyes deben escuchar humildemente al pueblo y atender de cerca sus necesidades”, dijo Álvarez.

Álvarez advirtió que el gobierno debe ser “muy cuidadoso de no violar las libertades fundamentales y los derechos humanos universales, como el derecho a informar con veracidad y el derecho a expresar libremente el propio pensamiento”.

Sin embargo, la serie de proyectos de ley introducidos será probablemente aprobada el 13 de octubre, ya que Ortega tiene la mayoría en la Asamblea Constitucional del país.

El proyecto de ley sobre el cibercrimen permitiría al gobierno rastrear las publicaciones en los medios sociales y procesar a los usuarios por oponerse al régimen.

Ortega también está impulsando una nueva ley que obliga a todos los nicaragüenses que reciben dinero del extranjero a registrarse como “agentes extranjeros”.

Las personas o grupos que reciben dinero del extranjero, por ejemplo, un periodista o un sacerdote, se verían obligados a abstenerse de cualquier tipo de actividad política.

Amnistía Internacional advirtió que las nuevas leyes habían “intensificado la represión del Estado contra los activistas, defensores de los derechos humanos y periodistas … que critican las políticas gubernamentales, informan a la población y defienden los derechos humanos”.

El lunes, la Arquidiócesis de Managua advirtió que las elecciones presidenciales del 7 de noviembre de 2021 podrían estar en peligro si se aprueban estas leyes.

“A medida que se acerca el año electoral, compartimos la preocupación de la gente cuando reflexiona que, si se celebran elecciones, primero deben tener las condiciones necesarias y adecuadas”, decía la declaración publicada por la comisión arquidiocesana de justicia y paz.

“La participación ciudadana [en las elecciones] es impensable sin la información necesaria proporcionada por los medios de comunicación independientes, que son cada vez más acosados”, dice la declaración.

Una serie de manifestaciones antigubernamentales que comenzaron en abril de 2018 provocaron la muerte de 328 manifestantes, que fueron asesinados por fuerzas de seguridad y paramilitares. Además, miles de personas resultaron heridas, fueron encarceladas sin juicio o forzadas a emigrar.

Fuente: Crux