(Nigeria) Al menos 620 cristianos nigerianos asesinados en lo que va de año por Boko Haram, Fulani: informe ONG

Una organización de la sociedad civil nigeriana estima que unos 620 cristianos fueron asesinados y cientos de hogares, así como iglesias, sufrieron daños en Nigeria desde principios de año, mientras continúan los ataques perpetrados por los radicales fulanos y los terroristas islámicos.

La organización no gubernamental Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Estado de Derecho, con sede en Anambra y encabezada por Christian Emeka Umeagbalasi, emitió el jueves una declaración en la que destaca el impacto de las atrocidades cometidas por los terroristas en toda Nigeria hasta ahora en 2020.

El informe, basado en días de investigación forense, advierte que los pastores militantes fulani que deambulan por los estados rurales del Cinturón Medio del país y los terroristas afiliados a Boko Haram y el Estado Islámico de la Provincia de África Occidental en la región noreste de Nigeria han “intensificado su violencia anticristiana”.

El grupo reporta la matanza de “no menos de 620 cristianos indefensos y la quema sin sentido o la destrucción de sus centros de culto y aprendizaje” en 2020.

Según la declaración, los radicales fulanos son responsables de la muerte de más de 470 personas en los primeros cuatro meses y medio de 2020. El grupo informa que los Pël mataron a 140 cristianos desde principios de abril hasta el 14 de mayo.

Mientras tanto, se cree que Boko Haram ha matado a 150 cristianos desde enero.

“Las atrocidades contra los cristianos no han sido controladas y han alcanzado un alarmante apogeo entre las fuerzas de seguridad del país y los actores políticos interesados que miran hacia otro lado o se confabulan con los yihadistas”, argumenta la organización.

“Las casas quemadas o destruidas durante el período se cuentan por centenares; así como docenas de centros de culto y aprendizaje cristianos”.

Intersociety se basa en lo que considera informes creíbles de los medios de comunicación locales y extranjeros, cuentas gubernamentales, informes de grupos internacionales de derechos y relatos de testigos presenciales para compilar sus informes estadísticos y actualizaciones.

La organización informó en una declaración de marzo de que en enero y febrero habían muerto por lo menos 350 cristianos; los ataques radicales fulani en el Cinturón Medio de Nigeria representaron 250 de las muertes y los terroristas de Boko Haram entre 50 y 100 asesinatos.

Además, el grupo informó en su momento de que desde junio de 2015 habían muerto en Nigeria entre 11.500 y 12.000 cristianos. Según Intersociety, los pastores radicales fueron responsables de la muerte de más de 7.400 cristianos y los grupos de Boko Haram de 4.000 asesinatos.

Si bien los conflictos entre los pastores fulani y las comunidades agrícolas predominantemente cristianas en los estados del Cinturón Medio, ricos en agricultura, han existido durante decenios, los defensores advierten que los ataques de los fulani en los últimos años han aumentado tanto en gravedad como en cantidad.

Los radicales pël suelen estar armados con armas de fuego cuando llevan a cabo sus ataques nocturnos a las aldeas agrícolas dormidas. Como resultado, muchas comunidades agrícolas han sido expulsadas de sus tierras.

Intersociety proyecta que para fines de 2020, no menos de 32.000 cristianos habrán sido asesinados en toda Nigeria por los radicales de Boko Haram y los fulani combinados desde 2009.

“Los asesinatos abarcaron de 2009 a 2020, con cifras proyectadas para Boko Haram y su rama ISWAP y los pastores yihadistas fulani en los próximos siete meses y la mitad de 2020”, explica el informe.

Las conclusiones de Intersociety llegan cuando la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas estimó el año pasado que al menos 27.000 personas han muerto por el conflicto de Boko Haram en el noreste de Nigeria desde 2009.

Durante los años en los que Boko Haram se hizo notar en el noreste, Intersociety señala que hubo 6.000 cristianos asesinados por pastores radicales entre enero de 2009 y diciembre de 2014 en los estados del Cinturón Medio.

“Esto es un promedio de 1.000 muertes de cristianos por año”, informa Intersociety. “Los militantes Pël Jihadistas deben haber contabilizado 9.000 muertes cristianas adicionales, o 1.500 muertes por año [desde enero de 2015 hasta finales de diciembre de 2020]”.

“Al final, los pastores Pël Jihadistas deben haber contabilizado un total de 15.000 muertes cristianas en 11 años”, estima Intersociety.

La organización también sostiene que la mayoría de las personas asesinadas por Boko Haram entre enero de 2015 y diciembre de 2019 -alrededor del 60%- son cristianos y que todos los asesinados por los radicales fulanos durante ese período son cristianos.

La semana pasada, presuntos radicales fulani llevaron a cabo una serie de ataques en el distrito del estado de Kaduna de Kajuru, matando a más de 20 personas e hiriendo a varias otras.

“Desde el cierre de COVID-19 el 25 de marzo, estos pastores fulani han matado a 38 personas de Kaduna del Sur, hasta ayer”, dijo a The Christian Post Alheri Magaji, residente de Kajuru, que dirige la organización sin fines de lucro Resilient Aid and Dialogue Initiative. “Eso es más que el coronavirus”.

Además de los asesinatos, millones de personas en Nigeria han sido desplazadas de sus hogares y granjas debido a la violencia en el noreste y en el Cinturón Medio. Aunque algunos han regresado, muchos siguen sin hogar y sin un calendario para cuando puedan volver a sus granjas y hogares.

Nigeria está clasificada como el 12º peor país del mundo en lo que se refiere a la persecución de los cristianos en la Lista de Vigilancia Mundial 2020 de Open Doors USA. Según Open Doors, Nigeria es uno de los países más violentos del mundo para los cristianos.

Nigeria fue añadida a la “lista de vigilancia especial” del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América de los países que cometen o toleran graves violaciones de la libertad religiosa por primera vez en diciembre pasado.

“Es una situación peligrosa en demasiadas partes de Nigeria”, dijo el embajador itinerante de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, a los periodistas en ese momento. “El gobierno no ha querido o ha sido ineficaz en su respuesta y la violencia sigue creciendo”.

Los grupos de promoción internacionales también han expresado su preocupación por el hecho de que la violencia contra los cristianos en Nigeria haya alcanzado el nivel de genocidio.

Fuente: Christian Post