(Nigeria) Al menos 81 muertos en el ataque de Boko Haram en Nigeria; civiles heridos, cuerpos atropellados

Las autoridades del estado nigeriano de Borno dijeron el miércoles que al menos 81 personas murieron en un ataque contra una comunidad nómada que se cree que fue llevado a cabo por militantes alineados con los grupos extremistas islámicos Boko Haram o la Provincia de África Occidental del Estado Islámico.

El gobierno de Borno, en el noreste de Nigeria, emitió un comunicado el miércoles explicando que los residentes describieron cómo militantes en tanques y camiones blindados atacaron la comunidad de Faduma Kolomdi en el área del gobierno local de Gubio el martes por la mañana.

Además de matar a docenas de personas en la comunidad, se cree que los militantes también secuestraron a siete personas, incluido el jefe de la aldea, y a mujeres y niños.

Un video publicado en los medios sociales muestra cadáveres esparcidos por un campo de tierra.

Se dice que el incidente duró horas. La Gobernadora del Estado de Borno, Babagana Umara Zulum, viajó a la comunidad el miércoles tras el ataque.

Según la declaración del gobierno, un testigo varón dijo al gobernador que los hombres armados llegaron a la aldea alrededor de las 10 de la mañana del martes.

“Nos reunieron y dijeron que querían darnos un sermón religioso”, se citó al residente anónimo en la declaración. “Nos pidieron que entregáramos cualquier brazo que tuviéramos. Algunos aldeanos entregaron sus armas, arcos y flechas danesas”.

El sobreviviente dijo que los militantes comenzaron a disparar “a voluntad”.

“Ni siquiera los niños y las mujeres se salvaron, muchos fueron disparados a quemarropa”, dijo el hombre. “Muchos empezaron a correr”.

Cinco personas fueron evacuadas a un hospital para recibir tratamiento, según el estado.

“Hemos enterrado 49 cadáveres aquí mientras que otros 32 cadáveres fueron llevados por familias de las aldeas de los alrededores”, dijo el residente. “Los insurgentes secuestraron a siete personas, incluido el jefe de nuestra aldea. Se fueron con 400 cabezas de ganado”.

Un residente de una aldea cercana también verificó lo que el sobreviviente le dijo a Zulum, dijo el gobierno.

Zulum describió el ataque como “bárbaro y desafortunado”. También señaló que alrededor del mismo número de personas murieron en un ataque el año pasado en Gajiram.

“La única solución para poner fin a esta masacre es desalojar a los insurgentes de las costas del lago Chad”, dijo el gobernador. “Hacerlo requerirá esfuerzos regionales de colaboración”.

El Gobierno de Nigeria ha sido objeto de críticas por su incapacidad para frustrar los ataques contra civiles perpetrados por grupos extremistas islámicos, entre ellos Boko Haram y su filial, el Estado Islámico de la Provincia de África Occidental.

Si bien la declaración del gobierno de Borno culpó a los militantes de Boko Haram, otros informes han implicado a militantes alineados con el ISWAP. Ningún grupo ha reivindicado aún la responsabilidad del ataque.

Desde que comenzó su insurgencia hace más de un decenio, Boko Haram ha matado y secuestrado a miles y desplazado a millones de personas de sus hogares. El grupo ha matado a musulmanes y cristianos.

En 2016, Boko Haram prometió lealtad al Estado Islámico, pero se escindió poco después en medio de desacuerdos sobre el liderazgo.

Según el gobierno, los militantes no incendiaron la aldea de Gubio como suele suceder durante sus ataques. También se teme que el número de muertos pueda ser superior a 81.

“Los cuerpos fueron esparcidos sobre una gran superficie mientras los insurgentes perseguían a sus víctimas, disparándoles y aplastándoles con sus vehículos”, dijo el miércoles a AFP Ibrahim Liman, miembro de una milicia anti-jihadista apoyada por el gobierno. Dijo que el número de muertos era de alrededor de 69.

Modu Ajimi, residente de Gubio, dijo al Washington Post que perdió cuatro primos en el ataque del martes. Encontró sus cadáveres en el campo de tierra.

“Sus cuerpos tenían un agujero de bala en casi todas las partes”, dijo Ajimi.

La pandemia de coronavirus no ha impedido que Boko Haram o ISWAP hayan llevado a cabo ataques contra aldeas tanto en Borno como en Adamawa en los últimos meses.

El gobierno nigeriano también ha sido criticado por activistas internacionales por no haber logrado frenar los ataques en los estados del Cinturón Medio, donde miles de personas han sido desplazadas.

“La responsabilidad más esencial de cualquier gobierno es la protección de sus propios ciudadanos”, escribió en un tweet el Comisionado de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, Johnnie Moore, un defensor evangélico de los derechos humanos. “El gobierno de Nigeria sigue fallando en esto. Es hora de que los Estados Unidos, el Reino Unido, [la Unión Europea] y otros países evalúen cada una de las áreas de cooperación hasta que los nigerianos arreglen esto”.

Según el Washington Post, el ISWAP ha seguido atacando las bases del ejército y está recaudando impuestos de los residentes de las aldeas donde intenta tomar el control.

El International Crisis Group informó el año pasado que el enfoque de ISWAP sobre la ley y el orden es “extraordinariamente duro y violento”.

“Cumplió con toda la gama de castigos que cree que el Corán ordena, incluyendo cortar las manos de presuntos ladrones y matar a adúlteros, aunque algunas unidades son supuestamente más indulgentes que otras”, según un informe de mayo de 2019. “Se enfrenta a las supuestas amenazas a su base fiscal (pesca sin autorización, falta de pago de los impuestos necesarios) y a la seguridad (uso de teléfonos móviles en zonas donde están prohibidos, lo que se interpreta como espionaje) con brutales palizas, a veces incluso ejecuciones”.

Nigeria figura en la lista de vigilancia del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América de los países que cometen o toleran violaciones graves de la libertad de religión. Los defensores de los Estados Unidos piden que se nombre un enviado especial para evaluar las crisis de derechos humanos en Nigeria.

“En Nigeria, ISIS y Boko Haram continúan atacando tanto a musulmanes como a cristianos”, dijo el miércoles el Secretario de Estado Mike Pompeo. “ISIS decapitó a 10 cristianos en ese país justo en diciembre pasado”.

Fuente: Christian Post