(Nigeria) Nigeria refuta las afirmaciones cristianas de “genocidio”; las asociaciones benéficas dicen que el gobierno publica “propaganda falsa”

Los grupos de defensa están refutando una declaración publicada el domingo por la presidencia nigeriana en la que se afirma que los grupos internacionales de derechos humanos que dicen que hay un “genocidio” en curso contra los cristianos en Nigeria recibieron financiación de una organización separatista.

Garba Shehu, portavoz del Presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, acusó al pueblo indígena de Biafra de gastar 85.000 dólares mensuales para financiar una campaña internacional de desprestigio a través de organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación de los Estados Unidos y Europa.

“Esta declaración de los funcionarios de Buhari es para distraer de su propia incompetencia o connivencia con los perpetradores del genocidio de las comunidades cristianas en las partes del Norte y el Cinturón Medio de Nigeria”, dijo Ann Buwalda, presidenta de Jubilee Campaign USA, que aboga por las minorías étnicas y religiosas.

El gobierno nigeriano se ha enfrentado a una creciente presión internacional para proteger a sus ciudadanos, ya que miles de personas han sido asesinadas en los últimos años por grupos extremistas islámicos como Boko Haram en el noreste o por pastores radicales que han lanzado varios ataques contra comunidades agrícolas durmientes en el Cinturón Medio.

Shehu afirmó que organizaciones y legisladores tanto en los Estados Unidos como en Europa están siendo engañados por el IPOB para que piensen que el gobierno está implícito en la matanza de cristianos. Argumentó que el IPOB está tratando de abrir una brecha entre Nigeria y los aliados occidentales.

Una “investigación muy profunda y amplia realizada por un organismo del gobierno nigeriano” en colaboración con los aliados internacionales ha revelado que hay “dos campañas interconectadas” dirigidas por IPOB, dijo Shehu.

“Ambas están usando la cobertura del cristianismo – y pidiendo que se nombre un enviado especial de EE.UU. para detener el ‘genocidio’ de los cristianos en Nigeria”.

El IPOB fue fundado en 2012 y busca restaurar el estado independiente de Biafra en el este de Nigeria. Está reconocida como una organización terrorista en Nigeria.

“Por razones de conveniencia, [los dirigentes del grupo] afirman tener interés en el bienestar de los cristianos, pero se trata de una artimaña: el argumento a favor de la independencia, según el líder, se refuerza al “demostrar” que el gobierno de Nigeria es “autocrático”, comprometido en una “matanza silenciosa” de sus propios ciudadanos por motivos religiosos y étnicos, y que, por lo tanto, la única opción viable para la singular minoría religiosa y étnica es un Biafra soberano separado de Nigeria”.

Shehu calificó la campaña internacional de medios de comunicación de “divisiva” y dijo que “la evidencia disponible” sugiere que la campaña ha sido financiada con 85.000 dólares de gasto mensual desde el pasado octubre “sin registros de la fuente de esta generosidad”.

“La campaña consiste en producir artículos a nombre de los supuestos líderes de ONGs cristianas (de grupos de campaña creados en el momento en que se firmó este contrato de relaciones públicas con una empresa de lobby de EE.UU.) y cartas a y de los miembros del Congreso a la Casa Blanca”, dijo.

“Lamentablemente, algunos miembros del Congreso han sido claramente persuadidos de que hay una ‘persecución cristiana’ en curso en Nigeria – y lo hacen citando a la campaña – y se sabe que están llevando el caso directamente a la Casa Blanca para nombrar al enviado especial”.

Shehu se quejó de que una organización benéfica estadounidense consiguió una reunión con el Secretario de Estado Mike Pompeo e hizo presentaciones a los miembros de la Comisión de EE.UU. sobre Libertad Religiosa Internacional.

El pasado mes de diciembre, el Departamento de Estado de los Estados Unidos añadió por primera vez a Nigeria a su “lista de vigilancia especial” de países que participan o toleran “graves violaciones de la libertad religiosa”.

Shehu añadió que también hay un ángulo europeo en la campaña que es “más opaco que su campaña hermana de los EE.UU.” porque hay “menos requisitos legales para las presentaciones públicas”.

“Lo que se sabe en este momento es que su presupuesto es suficiente para contratar cuatro empresas de relaciones públicas en el Reino Unido, Bélgica, Francia y los Estados Unidos (esta última adicional a la anterior)”, señaló, al tiempo que señalaba que había un debate sobre el “genocidio cristiano” en la Cámara de los Comunes del Reino Unido.

Shehu acusó a IPOB de “utilizar indebidamente la cuestión del bienestar de los cristianos únicamente para promover sus propios fines políticos” y a la comunidad internacional de “ignorar esta campaña”.

Sin embargo, los activistas de EE.UU. se opusieron a la declaración del gobierno de Buhari y aseguraron que no tienen ninguna conexión con el IPOB.

Entre varias organizaciones internacionales que están concienciando sobre la persecución de los cristianos en Nigeria se encuentra Jubilee Campaign USA, que presentó datos e investigaciones a la Corte Penal Internacional el año pasado argumentando que se ha alcanzado el nivel de genocidio en lo que se refiere a la violencia contra los cristianos en Nigeria.

El informe de Jubilee Campaign se centró principalmente en la violencia que se produce en el Cinturón Medio de Nigeria y en los estados septentrionales, donde miles de cristianos han sido desplazados por los ataques de pastores fulani predominantemente musulmanes y de grupos islámicos como Boko Haram. El propio Buhari es de etnia fulani.

Buwalda, de Jubilee Campaign, dijo a The Christian Post que aunque el movimiento Biafra también ha planteado ante la Corte Penal Internacional la preocupación por el genocidio de su comunidad en el sudeste de Nigeria, el movimiento no está asociado de ninguna manera con su organización.

“Jubilee Campaign USA no ha tenido ningún contacto con personas relacionadas con Biafra, ni tampoco hemos abordado nunca la cuestión”, dijo. “Todos los informes de Jubilee Campaign presentados a la CPI sobre la cuestión del genocidio se han relacionado con el Cinturón Medio y los estados del norte”.

“Nadie de los que hemos defendido ha mencionado nunca el separatismo”, añadió. “Todas las personas por las que hemos abogado han pedido ayuda al gobierno de Nigeria -su gobierno- y nos han pedido que acudamos a la Corte Penal Internacional debido al fracaso total del gobierno federal de Nigeria en la protección de la persecución flagrante y sistemática de la comunidad cristiana en los estados que han sufrido…”.

Buwalda dijo que nadie de la Campaña del Jubileo sabe quién ha estado abogando por el tema de Nigeria “ha recibido nunca un centavo de fondos de personas relacionadas con Biafra”.

Dede Laugesen, directora ejecutiva del grupo de defensa con sede en Estados Unidos Save the Persecuted Christians (Salvar a los cristianos perseguidos), dijo al PC que su organización se ha asociado con Mission Africa International, Jubilee Campaign, la Fundación Leah, el Fondo Nazareno y otros grupos para presionar para que se envíe un enviado especial de Estados Unidos a Nigeria para abordar la violencia actual.

“El presidente Buhari está haciendo propaganda para sugerir que cualquiera de nosotros está trabajando con el IPOB”, declaró Laugesen. “Apoyamos una Nigeria fuerte, unida y pacífica, algo a lo que se opone el IPOB”.

“No hemos coordinado ni tomaríamos dinero de los secesionistas del IPOB. Esperamos el día en que todos los nigerianos vivan unidos en paz y seguridad. La libertad religiosa y el estado de derecho deben ser fortalecidos y defendidos en todos los niveles del gobierno nigeriano”.

Laugesen subrayó que “la corrupción y los programas islámicos radicales deben ser erradicados”.

“Buhari ha fracasado en ambas cosas, mientras que el baño de sangre de los cristianos continúa sin cesar y los grupos terroristas islámicos arrasan, violan y asesinan con impunidad”, declaró. “La abrumadora evidencia es clara. Es hora, ya es hora, de que la comunidad internacional interceda”.

Según Open Doors USA, el movimiento separatista Biafra con base en el sudeste de Nigeria también ha sido perseguido. Sin embargo, según el informe anual de la USCIRF para 2020, los medios de comunicación indicaron que los miembros del IPOB “atacaron a cinco cristianos, incluyendo a un sacerdote, por celebrar una misa en desafío a las órdenes del IPOB de quedarse en casa”.

Emeka Umeagbalasi, un criminólogo cristiano con sede en el estado sudoriental de Anambra, una zona dominada por los Igbo que se separó como parte de un Biafra independiente en 1967, dijo al PC que “la presidencia está obviamente entrando en pánico y trivializando el genocidio en curso contra los cristianos en Nigeria”.

Umeagbalasi encabeza una organización de la sociedad civil llamada Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Estado de Derecho (Intersociety), que elabora periódicamente informes estadísticos sobre el número de cristianos asesinados en diferentes actos de violencia en toda Nigeria.

Intersociety ha estimado que más de 11.500 cristianos fueron asesinados entre junio de 2015 y marzo de 2020 en Nigeria.

En una declaración del martes, Intersociety explicó que ha recibido apoyo en forma de donaciones de recursos profesionales gratuitos, asesoramiento de expertos, asistencia técnica y “donaciones individuales en efectivo o sumas de dinero” que son “donadas periódica y voluntariamente por algunos ciudadanos interesados” que son “por lo general personas menos expuestas políticamente”.

Otras fuentes de ingresos para Intersociety son las sumas periódicas en efectivo asignadas por el propio Umeagbalasi.

Intersociety subrayó que la organización nunca ha recibido el patrocinio de un organismo extranjero ni subvenciones internacionales y declaró que sus campañas de promoción en relación con la matanza de cristianos en Kaduna meridional, Plateau y Benue se realizaban gratuitamente “sin el patrocinio de un grupo”.

“En cuanto a la cuestión relativa a la alegación de la Presidencia de patrocinio internacional y ‘IPOB’ de ‘ONG cristianas’, no nos sorprende”, dijo Intersociety. “Es una tragedia en Nigeria que aquellos que están en la posición de liderazgo nunca estén interesados en prestar servicios de liderazgo, sino en enriquecerse rapidamente a través de las arcas del estado”.

“… Esto explica por qué ven las actividades y servicios legítimos prestados por los organismos independientes, incluyendo las ONG de derechos y democracia, como “patrocinados”. Debido a que cada aspecto de sus tratos con los cargos públicos está fuertemente monetizado o cuantificado en términos monetarios, ven cualquier otro servicio de la sociedad como ‘patrocinado'”.

Intersociety señaló que Nigeria ha entablado en el pasado una guerra de palabras con los grupos internacionales de derechos. Se ha acusado a Amnistía Internacional de estar patrocinada por políticos que tratan de dañar la reputación de Nigeria o de que la organización está siendo aprovechada por Boko Haram y el Estado Islámico de la Provincia del África Occidental.

El líder de IPOB Nnamdi Kanu emitió una declaración en Facebook el domingo declarando que “cada centavo que la indomable familia de IPOB en todo el mundo contribuye a nuestra liberación va para el desmantelamiento de Nigeria y la restauración de Biafra, quiero decir cada centavo”.

“Una vez más, el gobierno nigeriano ha confirmado sin querer que gastamos mucho en nuestra ofensiva diplomática”, escribió Kanu en el post.

El Comisionado de la USCIRF, Johnnie Moore, que visitó Nigeria para reunirse con las víctimas a principios de este año a título personal, dijo al PC que Nigeria “sería totalmente inmune a estas críticas si simplemente hiciera más para proteger a sus ciudadanos más vulnerables”.

“Creo que Nigeria es absolutamente capaz de proteger a sus ciudadanos si así lo decide, pero hasta ahora sus esfuerzos han sido inadecuados”, dijo Moore. “Después de todo, nadie -incluido el propio gobierno- niega que en todo el país mueren personas inocentes innecesariamente, y a veces, a diario”.

Fuente: Christian Post