(Países Bajos) El rostro de Jesús, recreado con inteligencia artificial, se hace viral

Bas Uterwijk es un fotógrafo de los Países Bajos cuya especialidad es recrear, con inteligencia artificial, los rostros de personajes históricos. Una de sus creaciones es nada menos que la cara de Jesucristo, creación que se ha hecho viral.

El artista usó el programa Artbreeder, y combinó muchos rostros con los que tradicionalmente se ha representado a Jesús, incluida la imagen de la Sábana Santa de Turín o el Salvator Mundi de Leonardo da Vinci.

Después, y tras obtener una única imagen, Uterwijk la retocó teniendo en cuenta las características étnicas en Oriente Medio hace 2.000 años.

El artista realizó dos versiones, una de Jesús con el pelo largo, y otra con el pelo corto, que al parecer se ajusta más a la moda de la época.

Sobre su trabajo, el fotógrafo utilizó su cuenta de Instagram y explicó: “He sido fotógrafo profesional durante los últimos 14 años, pero tengo experiencia en imágenes generadas por computadora y efectos especiales. Hace poco más de un año me topé con el software #artificialintelligence #Artbreeder que utiliza una red neuronal entrenada en fotografías y pinturas de miles de rostros humanos. Esta aplicación permite combinar múltiples fuentes de rostros y fusionarlas en una versión sintetizada, guiada por las decisiones artísticas del usuario”.

En tanto, sobre la réplica del rostro de Cristo, escribió: “Usé esta tecnología para crear personajes históricos y de ficción, también cuando estaba jugando con varias representaciones culturales de Jesús de Nazareth de origen bizantino y renacentista, incluido el ‘Salvator Mundi’ de Leonardo da Vinci y la Sábana Santa de Turín”.

Y agregó: “Estaba feliz con el resultado como una representación cultural colectiva, pero al mismo tiempo sentí que carecía de precisión histórica. Así que cambié el cabello y la barba hacia una longitud y estilo más creíbles para la época y la región, y traje elementos que se encuentran en algunos retratos de momias de Fayum, empujando el arte renacentista a un segundo plano. El resultado es una impresión artística de cómo podría haberse visto este hombre, más que una búsqueda científica de una semejanza exacta”.

La obra de Uterwijk se ha hecho viral y ha tenido tanto detractores como elogios, además de otros que han intentado buscar parecidos razonables con personas reales.

Fuente: Religión Digital