(Polonia) Los obispos polacos reiteran la enseñanza de la Iglesia sobre la comunidad LGBT, la ideología de género

Los obispos de Polonia pidieron a los católicos que mostraran respeto por las personas relacionadas con el movimiento LGBT, pero les instaron a resistir los llamamientos LGBT para una “transformación social y cultural” en conflicto con la enseñanza de la iglesia.

“La iglesia no teme proclamar el deber de respeto a la dignidad personal de todos, incluidos los vinculados al LGBT+. Sin embargo, por las mismas razones, también debe mostrar reserva y, en algunos casos, una clara oposición a la ideología de género y a las formas de activismo de los movimientos LGBT que niegan la verdad sobre la humanidad, así como a sus proyectos sociales y objetivos declarados”, dice un documento de 27 páginas publicado el 28 de agosto.

El documento decía que el Papa Francisco había demostrado personalmente que la Iglesia Católica estaba abierta al diálogo con “toda persona de buena voluntad que busca la verdad”.

Sin embargo, esto no significaba “aceptación sin crítica” de las opiniones de los LGBT, agregaron los obispos, o evitar “una clara presentación de la enseñanza de la iglesia sobre la ideología de género y sobre las prácticas contra la naturaleza y la dignidad humana”.

“El derecho de una persona a autodefinir su sexo sin referencia a criterios objetivos establecidos en su genoma y anatomía significa dar primacía al sexo sociocultural sobre el sexo biológico”, añadía el documento.

El documento de los obispos dice que la iglesia polaca apoyará la apertura de clínicas para las personas LGBT que experimentan “dificultades, sufrimientos y rupturas espirituales”, que desean “recuperar su salud sexual y su orientación sexual natural”.

“Cualquier acto de violencia física o verbal contra las personas LGBT es inaceptable, así como todas las formas de vandalismo y agresión”, dijo el documento de la conferencia de obispos de 105 puntos, que citaba encíclicas papales y documentos del Vaticano.

El documento se publicó cuando los obispos polacos completaron una plenaria del 27 al 29 de agosto en el santuario nacional de Jasna Gora, con una declaración que reiteraba su compromiso de “rendir cuentas de manera honesta y consistente” por los abusos sexuales cometidos por el clero, así como de ayudar a las víctimas de abusos y exponer la negligencia de los líderes de la iglesia.

Fuente: Crux