(Reino Unido) Obispos ingleses: El plan para terminar el encierro ignora las “necesidades espirituales” del país

La Iglesia Católica de Inglaterra y Gales dice que el gobierno no ha reconocido las “profundas sensibilidades y necesidades espirituales” del pueblo en su plan de reapertura de las iglesias.

El Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, publicó un plan de 50 páginas y tres etapas para reabrir Inglaterra después de que se impusiera un cierre el 23 de marzo para detener la propagación del coronavirus COVID-19.

(Los gobiernos descentralizados de Escocia, Gales e Irlanda del Norte establecerán sus propios calendarios para poner fin al cierre en sus respectivos países).

Los primeros pasos tentativos comenzarán el miércoles, lo que permitirá a las personas salir de su casa más a menudo y participar en actividades deportivas limitadas con los miembros de sus hogares.

Además, Johnson dijo que aquellos con trabajos en la producción de alimentos, construcción, manufactura, logística, distribución e investigación científica en laboratorios deben regresar al lugar de trabajo.

En junio, el gobierno espera permitir que los eventos culturales y deportivos comiencen de nuevo, aunque a puertas cerradas para evitar grandes multitudes – estos podrían ser transmitidos.

Las iglesias no podrán abrir hasta el 4 de julio. Actualmente, las iglesias en el Reino Unido están cerradas a todos menos al clero, incluso para la oración privada, a diferencia de la mayoría de los países europeos.

“El momento y la manera de la apertura de las iglesias toca profundas sensibilidades y necesidades espirituales. El documento y las declaraciones del Gobierno no reconocen esto”, dijo un portavoz de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales.

“La posición del Gobierno, establecida [el lunes], incluye estas medidas destinadas a abrir las iglesias lo antes posible: El establecimiento de un grupo de trabajo para los lugares de culto, que trabaje estrechamente con las ‘partes interesadas’ para garantizar que los locales sean seguros COVID-19; y prestar atención a la experiencia de otros países en los que las iglesias ya están abiertas para el culto”, dijo el portavoz en una declaración.

La conferencia episcopal señaló que la Iglesia Católica ya ha presentado un plan detallado al gobierno, en plena conformidad con las directrices de salud pública, para que las iglesias se abran para la oración privada.

“La Iglesia está dispuesta a desempeñar plenamente su papel en el grupo de trabajo, entendiendo que esto incluye el posible uso anterior de las iglesias para la oración privada, como un primer paso seguro hacia su uso para el culto público”, dice la declaración.

A principios de este mes, los líderes de la Iglesia en Irlanda pidieron al Ejecutivo de Irlanda del Norte que permitiera que las iglesias se abrieran para la oración privada, ya que están al otro lado de la frontera en la República de Irlanda. Los obispos escoceses también anunciaron la creación de un grupo de trabajo que presentará un plan para reabrir las iglesias en Escocia.

Al 11 de mayo, se ha confirmado que 223.060 personas han sido infectadas con el coronavirus COVID-19 en el Reino Unido, mientras que 32.065 han muerto con la enfermedad.

Fuente: Crux