(Rusia) Un tribunal ruso multa a monje influyente que niega la existencia del virus

Un tribunal ruso ordenó el lunes a un monje influyente, que ha negado la existencia del nuevo coronavirus e instó a sus seguidores a ignorar las órdenes de cierre del gobierno, a pagar una multa por fomentar la enemistad a través de sus sermones.

Cuando el contagio se extendió por Rusia, el padre Sergiy declaró que el coronavirus no existía y denunció los esfuerzos del gobierno para detener la pandemia como “el campamento electrónico de Satanás”. En ardientes sermones cargados de declaraciones antisemitas y vitriolo contra un supuesto “gobierno mundial” masónico, el monje ha descrito las vacunas que se están desarrollando contra COVID-19 como parte de un complot global para controlar las masas a través de chips.

El lunes, un tribunal de Verkhnyaya Pyshma, en la región de los Montes Urales, declaró al Padre Sergiy culpable de “incitar al odio” y dictaminó que debía pagar una multa de 18.000 rublos (unos 250 dólares).

El monje de 65 años de edad, que ha atraído la atención nacional al instar a sus seguidores a desobedecer las medidas de cierre del gobierno y a los dirigentes de la iglesia y a ignorar los cierres de las iglesias a principios de la pandemia, no asistió a la audiencia del lunes en el tribunal.

La multa relativamente pequeña reflejaba la indecisión de las autoridades sobre cómo responder al desafío del monje ampliamente popular, que ha desafiado las órdenes de cierre del Kremlin y ha tomado el control de un convento en los Urales.

La iglesia prohibió al monje el ministerio en abril, pero él ha seguido predicando y el mes pasado se hizo cargo del convento en las afueras de Ekaterimburgo que había fundado hace años. Docenas de voluntarios fornidos, incluidos veteranos del conflicto separatista en Ucrania oriental, ayudaron a hacer cumplir sus reglas, mientras que la priora y varias monjas se han ido.

El padre Sergiy ha denunciado al presidente ruso Vladimir Putin como un “traidor a la patria” al servicio de un “gobierno mundial” satánico y ha desestimado al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa Kirill y a otros altos clérigos como “herejes” y “enemigos de Dios y de la Santa Madre de Dios” que deben ser “expulsados”.

A principios de este mes, un panel de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Ekaterimburgo decidió despojar al Padre Sergiy de su rango de abad por romper las reglas monásticas. No se presentó en la sesión y desestimó el veredicto, instando a sus partidarios a defender el convento de Sredneuralsk donde se ha refugiado.

La policía visitó el convento el mes pasado un día después de que el Padre Sergiy se hiciera cargo, pero no encontró ninguna violación del orden público. Ante la dura resistencia de sus partidarios, los funcionarios de la iglesia han parecido indecisos, sin medios para hacer cumplir su decisión y desalojar al monje rebelde por la fuerza.

Otro tribunal de los Urales a principios de este mes ordenó al padre Sergiy pagar una multa de 90.000 rublos (1.250 dólares) por difundir información falsa sobre el coronavirus.

Fuente: Crux