(Sudáfrica) En medio de crisis, monjas donan alimentos y equipos de protección en Sudáfrica

Con los crecientes casos reportados de pérdida de empleos y escasez de alimentos en Sudáfrica por las medidas de confinamiento frente al COVID-19, las Hermanas del Buen Pastor decidieron donar alimentos y equipos de protección a los más necesitados.

“De diferentes maneras, la gente de bien habrá hecho todo lo posible para extender una mano de caridad a los necesitados de nuestra sociedad, especialmente durante este tiempo cuando el COVID-19 ha sumado otro golpe de pobreza a muchos desfavorecidos”, señala un artículo que fue publicado en el sitio web de la Conferencia de Obispos Católicos del África Meridional (SACBC).

El artículo afirma que “desde el comienzo del confinamiento en Sudáfrica, hemos sido testigos de muchas obras de caridad de diferentes instituciones, iglesias, organizaciones religiosas y personas individuales, respondiendo a las necesidades de los pobres, principalmente mediante la distribución de paquetes de alimentos”.

El miércoles 19 de mayo, las religiosas que dirigen el Centro de Aprendizaje Good-Shepherd donaron alimentos y equipo de protección personal para el COVID-19 a decenas de personas pobres en Madidi, una comunidad necesitada en la provincia noroccidental de Sudáfrica.

Entre los artículos distribuidos, además de paquetes de alimentos, se encontraban toallas y ropa sanitaria.

La actividad fue organizada por la hermana Colleen Simpson, directora del centro y que ha trabajado con la comunidad de Madidi desde 1990.

Según la religiosa, las parcelas de alimentos que manejaban debían cubrir solo 50 personas, pero cientos de personas se unieron a la cola para recibir alimentos.

Dijo que le fue difícil devolverlos con las manos vacías porque conocían su pobreza y que el centro tuvo que hacer un esfuerzo adicional para asegurarse de que más personas regresaran a casa con algo de comida.

Ese día estuvo presente un grupo de representantes del Departamento de Desarrollo Social del Gobierno del Municipio de Madibeng, que también ayudaron en la distribución de paquetes. Los Servicios de Políticas de Sudáfrica (SAPS) también asistieron para garantizar que las personas reunidas cumplan las precauciones de seguridad.

Henrietta Poo, directora del Departamento de Desarrollo Social en el Municipio de Madibeng, dijo que su institución aprecia mucho el buen trabajo que el Centro del Buen Pastor viene realizando.

Poo agregó que el centro es el brazo del departamento para llegar a la gente de Madidi y sus alrededores, y que el gesto de distribución de paquetes de comida significa mucho para la gente.

Cuando las personas tienen algo para comer en la casa, se quedan en casa y ayudan a frenar la propagación del coronavirus. Poo dijo que, desde el inicio del confinamiento por COVID-19, es la primera vez que se organiza un alcance de tal magnitud para la comunidad de Madidi.

Un informe de investigación publicado por Ask Afrika el miércoles 20 de mayo indica que el desempleo y la consiguiente pérdida de ingresos siguen siendo preocupaciones clave para los sudafricanos, que también luchan contra la inseguridad alimentaria durante la pandemia.

La encuesta encontró que la seguridad alimentaria a nivel de hogar es baja, y que uno de cada tres adultos se acuesta con hambre, ya que no tienen suficiente comida para comer en sus hogares. Una quinta parte de los encuestados perdió peso durante el período de encierro de COVID-19 debido a la falta de alimentos.

La seguridad alimentaria no solo es una preocupación para las comunidades vulnerables, ya que la mitad de las personas en los suburbios o áreas metropolitanas señalan que están preocupadas por la cantidad de alimentos en sus hogares. Casi el 40% de los adultos en estas áreas también redujeron el tamaño de las porciones o la frecuencia de las comidas debido a una cantidad limitada de alimentos en el hogar.

Hasta el miércoles 20 de mayo, Sudáfrica reportó 18.003 casos de COVID-19, 8.950 recuperaciones y 339 muertes relacionadas.

Fuente: ACI Prensa