(Sudáfrica) Hombres armados matan al menos 5 en mega-iglesia sudafricana, creando una “situación de rehenes”

Al menos cuatro personas fueron asesinadas a tiros e incineradas, mientras que otra fue asesinada a tiros en una megaiglesia pentecostal que tiene más de un millón de miembros después de que unos pistoleros irrumpieran en su sede cerca de Johannesburgo y supuestamente mantuvieran secuestrados durante horas a unos 200 feligreses, entre ellos mujeres y niños.

Un grupo armado, presuntamente enviado por una facción de la iglesia, lanzó el ataque contra la Iglesia de la Santidad Pentecostal Internacional en la ciudad de Zuurbekom en la provincia de Gauteng en las afueras de Johannesburgo a las 3 a.m. hora local del sábado, según el periódico Eye Witness de Sudáfrica.

“Cuatro personas fueron encontradas muertas a tiros y quemadas en un coche mientras que una quinta víctima, un guardia de seguridad, también recibió un disparo mortal en su coche mientras aparentemente atendía esta denuncia”, dijo el Comisionado Nacional de Policía General Khehla John Sitole, según IOL.

La policía detuvo al menos a 40 personas, entre las que se encontraban funcionarios de la policía sudafricana, la Fuerza de Defensa Nacional, la Policía Metropolitana de Johannesburgo y el Departamento de Servicios Correccionales. La policía también incautó docenas de armas, incluyendo cinco rifles, 16 escopetas y 13 pistolas, según i24 News.

“La escena del crimen sigue siendo procesada y las cifras de arrestos y armas de fuego incautadas pueden fluctuar ya que los miembros de la Fuerza de Tareas Especiales, el Equipo de Respuesta Táctica y la Policía Visible siguen peinando el recinto”, dijo Sitole. “Estas unidades también han rescatado a hombres, mujeres y niños que, según se dice, vivían en el complejo y que estaban siendo retenidos como rehenes”.

Una lucha de poder sobre el liderazgo de la iglesia comenzó después de que su fundador, el Conforter Glayton Modise, muriera en 2016. El portavoz de la iglesia, Abiel Wessie, dijo que una facción de la rama de la iglesia en Jerusalén estaba detrás del ataque.

“Entraron y quisieron tomar por la fuerza el control de la iglesia”, dijo Wessie a los medios. “Entraron y arrasaron la entrada. Usaron su bakkie para pasar a través de una puerta que estaba cerrada con llave. Consiguieron acceder y otros entraron por la puerta trasera. Empezaron a acosar a los miembros de la iglesia que estaban dormidos en ese momento.”

En noviembre de 2018, al menos tres personas resultaron heridas en un tiroteo entre las facciones en pugna de la iglesia fuera de la sede en Zuurbekom.

En 2017, los periódicos locales informaron que una facción de la iglesia fue a la corte diciendo que unos 110 millones de rands (6,5 millones de dólares) habían desaparecido.

“Hemos arrestado a todos aquellos que razonablemente creíamos que eran sospechosos. Han sido llevados para ser interrogados”, dijo el portavoz de la policía Vish Naidoo a la BBC.

Sitole dijo, “Me he embarcado en un concepto de prevención del crimen espiritual, que implica la participación de todas las denominaciones religiosas en la lucha contra el crimen. Es bastante desafortunado que un incidente de este tipo tenga lugar en un momento en que Sudáfrica está siendo asolada por un virus mortal y por crímenes violentos”.

Fuente: Christian Post