(Turquía) Los ataques a las iglesias se disparan mientras algunos culpan a los cristianos del COVID-19

Una emisora de televisión por satélite de Oriente Medio está utilizando su plataforma única para mostrar que los cristianos no son una amenaza, ya que los manifestantes furiosos atacan a las iglesias y algunos culpan a los cristianos por COVID-19.

Después de un reciente intento de incendio provocado en una iglesia en Estambul, la ciudad más grande de Turquía, el sospechoso dijo a la policía que quería quemar la iglesia porque, dijo, los cristianos y otras minorías “eran responsables de COVID-19”.

En otra iglesia de la ciudad, los manifestantes derribaron la cruz – una señal de las crecientes tensiones y el malestar social en una nación que se ha vuelto cada vez más hostil al cristianismo.

SAT-7 TURK – la única red cristiana que transmite todos los días en turco – anima a los cristianos locales a responder a los ataques y la persecución “viviendo su fe con amor y tomando el camino de la paz”.

Los últimos ataques se producen en medio de diversos informes que indican que la retirada de las tropas estadounidenses en el vecino noreste de Siria el pasado otoño creó un “vacío” que permitió a los militantes respaldados por los turcos perseguir a los cristianos y a otras minorías, provocando la huida de miles de personas de sus hogares.

“Conocemos de primera mano el clima de odio y sus devastadores efectos en Turquía y en las iglesias expuestas a él”, dijo el presentador turco Senem Ekener. “Queremos contrarrestar eso con vidas que reflejen a Cristo”.

Golpeados por el creciente desempleo y las dificultades financieras relacionadas con el coronavirus, algunos turcos han buscado un chivo expiatorio para desahogar su ira, poniendo a los cristianos y otras minorías en la línea directa de las protestas.

“La pandemia ha creado temor y frustración en Turquía, y a veces se culpa a los cristianos por el problema”, dijo el Dr. Rex Rogers, presidente de SAT-7 USA, una red cristiana que transmite las 24 horas del día en los idiomas locales en todo Oriente Medio y el norte de África, utilizando presentadores locales.

Todo ha sido eliminado

“La situación actual es tan frágil… que nos han quitado todo aquello en lo que confiábamos”, dijo el copresentador Volkan Er, refiriéndose a las pérdidas masivas de empleos y a la incertidumbre en la nación de 84 millones de habitantes, donde menos del uno por ciento de la población es cristiana.

Incluso antes de la pandemia y los cierres de negocios relacionados, la tasa de desempleo de Turquía rondaba el 13 por ciento, con muchas familias viviendo al límite. En las últimas semanas, los informes de violencia doméstica han aumentado a medida que la desesperación se instala.

Durante la crisis sanitaria, SAT-7 ha visto cómo se disparaba el interés en sus canales de medios sociales, mientras los turcos ansiosos buscan respuestas en la fe cristiana y en las vidas de los creyentes.

Más espectadores han contactado con el canal de televisión con preguntas sobre el cristianismo cada día en los últimos meses que cualquier otro día en los cinco años anteriores desde que comenzaron las emisiones en turco. “Cuando miramos la Biblia, vemos cómo Dios elimina todas las barreras, y vemos su llamado a la paz”, dijo Ekener.

Sobre el SAT-7

Lanzado en 1996, SAT-7 – con su sede internacional en Chipre – transmite programas de televisión satelital cristianos y educativos a más de 30 millones de personas en el Medio Oriente y el Norte de África. Su misión es hacer que el evangelio esté disponible para todos, y apoyar a la iglesia en su vida, trabajo y testimonio por Jesucristo. SAT-7 transmite 24/7 en árabe, farsi (persa) y turco, usando múltiples canales satelitales y servicios en línea.

Fuente: Religion News