(Vaticano) Comisión Teológica Internacional publica un documento sobre centralidad de la libertad religiosa

La Comisión Teológica Internacional publicó un nuevo documento sobre la libertad religiosa, preparado en debates realizados desde el año 2014 y culminados en 2018. El texto busca aportar a los “desafíos contemporáneos” en una época marcada tanto por la persecución violenta de los creyentes en varias regiones del mundo como por las presiones de la secularización en Occidente.

El documento aborda temas como la radicalización de sectores fundamentalistas, la ambigüedad de la pretendida neutralidad del Estado en Occidente y el “totalitarismo suave” que pretende excluir y marginar la religión bajo el contradictorio pretexto de la tolerancia. La Comisión propone la proclamación de la libertad religiosa como un “testimonio de una verdad trascendente, que no se impone por la fuerza” y explica que la fe cristiana “está abierta a una confrontación positiva con las razones humanas de la verdad y del bien”.

Los capítulos del documento reflexionan sobre la Declaración Dignitatis Humanae del Concilio Vaticano II, el derecho de la persona y de las comunidades a la libertad religiosa, el del de los estados en la protección de esta libertad fundamental, la contribución de esta liberta a la armonía social y la libertad religiosa en la perspectiva de la Iglesia Católica.

“La forma misionera de la Iglesia, inscrita en la disposición misma de la fe, obedece a la lógica del don, es decir, de la gracia y de la libertad, no del contrato y la imposición”, afirma el documento. “A lo largo de este camino, en el que la libertad y la gracia se encuentran por la fe, la Iglesia se regocija en ser confirmada por el Señor, quien la acompaña, y ser guiada por el Espíritu que la  precede”.

El texto, para poder ser publicado, fue sometido a aprobación de la Asamblea Plenaria de la Comisión Teológica Internacional de 2018, presentado al Cardenal Luis Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien dio su visto bueno y finalmente al Papa Francisco, quien autorizó su divulgación el pasado 21 de marzo.

Con información de Comisión Teológica Internacional.

 

Fuente: Gaudium Press