(Opinión) ¿Sería conveniente un Foro Permanente Mundial de las religiones, VI?

Quizás proponer esta sugerencia es hablar para los peces sin ser Antonio de Padua. Pero creo que ya está en el horizonte esta posibilidad. Ya existen encuentros entre todas las religiones. Yo sugiero, evidentemente se estudie y analice, si la ONU o la UNESCO o algún organismo internacional, debería incentivar, o las propias religiones crear un Foro Permanente de las religiones, y que en este lugar físico o material o virtual, puedan alcanzar y hablar y dialogar, y encontrar formas de entendimiento y comprensión, que les haga evolucionar sus principios y conceptos, y especialmente, entenderse con el resto de religiones. Creo que el mundo lo necesita, y creo que Dios, de existir Dios, y si de verdad creen en Dios, creo que Dios sonreirá y le agradaría este proyecto humano.

– Si las religiones, ideologías religiosas, sus jerarquías y sus teologías, no firman la paz entre ellas, el mundo jamás encontrará la paz. Porque de momento, las grandes religiones, sus ideas o creencias son creídas por la inmensa mayoría de personas. Por lo cual, dichas religiones, dichas jerarquías, dichos teólogos, y los fieles en general, tienen la obligación de buscar nuevas soluciones, para que el mundo no caiga en el caos. Porque no olviden que la demografía actual y futura, el poder tecnocientífico, la economía y otros parámetros, la humanidad puede autodestruirse y autoextinguirse. Y no cabe duda, que las ideas e ideologías y metafísicas, son los pilares todavía de la humanidad, de las creencias a y en todos los sentidos. Por consecuencia reitero la necesidad, que el mundo cree conferencias permanentes, foros permanentes, en las que todas las religiones y teologías puedan ponerse de acuerdo, al menos, en puntos esenciales, que pueden ser negativos para la paz, e incentiven la violencia.

Los grandes organismos internacionales, con sus grandes medios, deberían llegar a acuerdos con las grandes religiones e ideologías religiosas y filosofías mundiales, para intentar buscar modos y maneras de que esta sugerencia pueda perfeccionarse y cristalizar y materializarse.

– Las mismas religiones, sus principios, sus fieles, sus jerarquías, sus teologías o sus concepciones, si quieren de verdad ser respetadas en el mundo, deben en todos los lugares del mundo, aplicar unos principios morales mínimos. Es decir, no pueden las religiones, ni sus jerarquías, ni sus teologías, ni sus grupos, hablar de un modo en unos lugares, dónde son minoría y actuar de otro modo dónde son mayoría.

Cada vez, el mundo debido al aumento demográfico, la tecnociencia y el poder secular que la humanidad está alcanzando, el mundo camina hacia mayores niveles de ateísmo y agnosticismo. Ahora se nota especialmente en Occidente, pero los medios de comunicación, permitirá que dicha realidad se vaya expandiendo por todas las geografías, sociedades, culturas, religiones…  Por lo cual, las religiones tienen que dar ejemplo, de representar los grandes valores de respeto y de humanidad y de filantropía. Si en el pasado o en época de su creación, de esas religiones se tomaron determinadas decisiones, éstas no pueden ser aceptadas ahora.

Son las propias religiones, las que deben dar ejemplo, de respeto y de tolerancia, a las personas de otras religiones. Pueden y deben expresar sus puntos de vista, pero en cuanto a la práctica social, deben ser tolerantes, y respetar los Derechos Humanos. Esto es esencial para el mundo, y para las mismas religiones.

De no hacerlo así, las religiones irán reduciéndose su presencia en la humanidad, y el mal y la maldad se irá extendiendo. Porque las religiones, al menos las grandes religiones, en sus grandes principios, no en todos, pero si en la inmensa mayoría son fuerzas de paz y de progreso y de tolerancia. O al menos deben serlo.

– Las ideologías no religiosas, incluso ateas y agnósticas, que cada vez, están tomando más poder en el mundo. No pueden permitir que en sus nombres sean perseguidas las personas por tener una religión o tener otra.

Los ateos y agnósticos, personas o grupos o colectivos o ideologías, no deben minar y hacer disminuir tanto el cristianismo, como llevan haciendo, por unas razones o por otras, porque lo único que conseguirán es que el cristianismo se vaya debilitando y reduciendo en Occidente, pero si desaparece, el cristianismo, no desaparecerá la religión, sino que en su lugar vendrán otras religiones y tradiciones religiosas que no serán tan tolerantes como es el cristianismo.

Por consecuencia, a mi modo de captar la realidad, los movimientos ideológicos ateos y agnósticos y no creyentes, no deben debilitar tanto el cristianismo, como ya se ha conseguido, por multitud de razones, pero entre otras, por la lucha y presión ideológica que llevan haciendo en Occidente, desde hace varios siglos. Y no olviden, que el ser humano, es religioso en lo profundo de su ser, y si el cristianismo se reduce aún más, ese lugar lo ocupará no solo el ateísmo o agnosticismo, sino otras religiones. Y posiblemente a otras religiones, y con otras religiones, el ateísmo y agnosticismo no le permitirán tantos derechos.

Por lo cual, si yo fuese ateo o agnóstico, intentaría que el cristianismo en el mundo no se debilitara más. Por el bien de todos, de todas las personas de todas las religiones, por el bien y para el bien de los ateos y agnósticos…

Fuente: Eurasia Hoy